Costa Rica,

NOTICIAS

Costa Rica produjo en 2011 la mayor cantidad de electricidad con hidrocarburos de los últimos 15 años

Casi tres cuartas partes de la matriz energética de Costa Rica dependen de los hidrocarburos

En el 2011 el consumo de hidrocarburos aumentó un 34,6% debido al búnker requerido para el proyecto térmico Garabito

Leticia Vindas Quirós / 07 noviembre 2012

La poca lluvia y el aumento de la flotilla vehicular motivaron a que en el 2011 Costa Rica aumentara su uso de hidrocarburos para generar energía, destacó el Informe de Estado de la Nación de este año.

Pese a que el año pasado entraron en operación tres proyectos de generación de electricidad más limpia (hidroeléctrico Pirrís, geotérmico Las Pailas y el eólico Los Santos), no alcanzó para cubrir la demanda nacional, pues más del 70% de la electricidad de Costa Rica se genera con agua y el año pasado se dio una disminución de la precipitaciones.

Esta realidad hizo que el consumo de hidrocarburos aumentara un 34,6% debido al búnker requerido para el proyecto térmico Garabito, que entra en operación cuando las plantas hidroeléctricas no dan abasto. La generación térmica representó un 9% del total (ICE, 2011), la mayor cifra reportada en el país en los últimos quince años.

Aunado a las pocas lluvias, se dio un aumento del 19% en la importación de automóviles, jeeps y vehículos para el traslado de mercaderías.

El transporte se mantiene como el principal consumidor de energía del país (59% del consumo final). El parque automotor comprende 1.213.616 vehículos en circulación, de los cuales el 63% son particulares, un 18% motocicletas, 16% vehículos de carga, 2% autobuses y taxis, y 1% otros.

Esta realidad implica que casi tres cuartas partes de la matriz energética de Costa Rica dependen de los hidrocarburos. Esa dependencia genera importantes costos ambientales y económicos; dados los recientes aumentos en el precio internacional del petróleo, la factura por este concepto pasó de $1.604 millones en 2010, a $2.150 millones en 2011, pese a que el consumo total se mantuvo casi igual, pues solo varió de 18,5 a18,4 millones de barriles.

El Estado de la Nación resaltó que se requieren programas innovadores de manejo de la demanda para los diferentes sectores de consumo, que consideren, por ejemplo, la disminución o redistribución del uso a lo largo del día, o del año, según la disponibilidad de energía.

En el sector público es necesario dar carácter obligatorio al cumplimiento de los reglamentos técnicos de uso eficiente de la energía, así como diseñar incentivos para la sustitución de equipos eléctricos ineficientes, todo ello como parte de los programas institucionales de gestión ambiental.

Existe un marco legal para que estas entidades elaboren sus planes de eficiencia energética4, pero según la Contraloría General de la República, no se cuenta con evaluaciones de resultados que permitan darles seguimiento.

© 2012, elfinancierocr.com