Costa Rica,

NOTICIAS

Edificaciones podrán certificarse como construcciones sostenibles

Norma Reset fue impulsada por el Instituto de Arquitectura Tropical

Leticia Vindas Quirós / 04 diciembre 2012

La entidad de certificación Inteco presentó este martes 4 de diciembre la norma 06-12-01:2012 “Requisitos para edificaciones Sostenibles en el Trópico” (Reset), que permitirá que las casas y edificios sean certificados como sostenibles, no solo en su construcción, sino en su operación y mantenimiento.

El documento establece una serie de 21 requisitos que permiten el aprovechamiento de las condiciones tropicales para ahorrar energía y agua.

Ademas, establece una disposición adecuada de residuos en todo el ciclo de vida y un impacto menor sobre el entorno, así como una mejor calidad de vida para quienes habitan la estructura.

Se prioriza el uso de materiales hechos en Costa Rica y que estén hechos bajo estándares de sostenibilidad.

Las estructuras podrán optar hasta por tres soles, de acuerdo al puntaje que logre la estructura.

Esta labor fue impulsada por el Instituto de Arquitectura Tropical, con ayuda de varios sectores especializados. La entidad ha desarrollado estructuras en varios países del trópico, adaptando sus características al clima.

El texto se creó tras una revisión de varias normas internacionales, adaptadas a las condiciones tropicales de Costa Rica.

El Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos (CFIA) capacitará a sus asociados sobre esta nueva norma voluntaria.

Costos a la baja

Las construcciones sostenibles tienen un costo similar al de los edificios convencionales, pero en el mediano plazo, su operación es más económica, pues disminuye gastos en factura hídrica y energética al utilizar menos luz, menos agua y menos aire acondicionado; este último representa hasta un 40% de los costos eléctricos.

Bruno Stagno, arquitecto y principal impulsor de la norma, enfatizó en que la norma es una solución bioclimática y se basa en la sostenibilidad de la arquitectura y no en el uso de tecnología.

“La idea es agotar el potencial del diseño antes de recurrir a las tecnologías, estas son un complemento cuando se agotaron las opciones arquitectónicas”, comentó Stagno.

Por ejemplo, el diseño debe permitir aprovechar la luz del sol para evitar el uso de energía, pero controlando también la temperatura con medios naturales, como el uso de plantas. "Utilizar luz y ventilación natural", recalcó Stagno.

La norma integra siete capítulos sobre aspectos socioeconómicos, transporte, bienestar espacial y calidad, suelos y paisajismo, materiales y optimización en el uso del agua y de la energía.

© 2014, elfinancierocr.com