Costa Rica,

NOTICIAS

Organizaciones se unen para proteger al tiburón martillo a escala mundial

Unión Mundial para la Naturaleza colocó esta especie en su lista roja de especies en grave peligro de extinción.

Ana Cristina Camacho Sandoval / 18 enero 2013

Varias organizaciones ambientalistas y personas físicas se unieron para apoyar a Costa Rica, Honduras y Brasil en su propuesta de incorporar al tiburón martillo dentro del apéndice II de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Silvestres (Cites).

Se trata del Frente por Nuestros Mares, el Frente Nacional por la Protección de los Humedales y la Coalición Costarricense Por Las Ballenas. También están Pretoma, la Fundación Neotrópica, Apreflofas, Revista Poder, The Leather Back Trust, International Student Volunteer, Fundación Keto, UESPRA y la actriz  Rocío Carranza y la modelo Leonora Jiménez.

Todos ellos presentaron una carta de apoyo a los tres países que han promovido que esta especie esté dentro del Cites, un acuerdo de carácter internacional entre gobiernos para velar para que el comercio internacional de especies de animales y plantas silvestres no represente una amenaza para su supervivencia.

La inclusión del tiburón martillo es importante porque en el apéndice están unas 5.000 especies de animales y 28.000 especies de plantas amparadas, como dice Cites, contra la explotación excesiva debido al comercio internacional. Por ejemplo las ballenas, delfines, tortugas marinas, loros, corales y los cactus. Están clasificadas según su grado de amenaza.

De hecho la Unión Mundial para la Naturaleza colocó esta especie en su lista roja de especies en grave peligro de extinción. Sus informes revelan que el 99% de este tipo ha desaparecido en los últimos 30 años producto del comercio de las aletas.

Uno de los firmantes, la Fundación Geotrópica, miembro a su vez del Frente Nacional por la Protección de los Humedales presentó adicionalmente a su firma un documento con su criterio técnico apoyando la iniciativa.

Los países que apoyan esta iniciativa consideran que al incluir el tiburón martillo en el Apéndice II se logrará la  conservación y la sostenibilidad de las poblaciones de tiburón martillo en el futuro.

Los firmantes afirman en su carta que “debido a la naturaleza altamente migratoria de la especie, no es posible que un solo país adopte las medidas necesarias para garantizar la conservación de la especie (…) solo puede lograrse en un ámbito regional”.

Las organizaciones reconocen que esta especie de tiburón necesita protección en sus áreas de reproducción, alimentación y migración, además de otras medidas como control y la gestión del esfuerzo pesquero, el fortalecimiento del marco jurídico, el mejoramiento de los canales de comunicación entre países y la identificación y protección de hábitats críticos.

© 2012, elfinancierocr.com