Costa Rica
Panamá
Archivo Indicadores Sábado 05 de enero, 2002 Escríbanos

Actualidad
Editorial
Opinión
Informe Especial
Entrevista
Negocios
Finanzas
Tecnología
Economía
Internacional
Istmo
Legales
Gerencia
Estilos de vida

Finanzas

Imprimir || Enviar por E-mail

En esta sección:

Impuestos | Directriz de Tributación

Diferencian leasing operativo de financiero

Wilberth Quesada Céspedes
El Financiero

Apelación de ABC y arrendadoras en estudio; suspendida aplicación de resolución

Una resolución de finales del año anterior de la Dirección General de Tributación, que establece diferencias entre el leasing o arrendamiento operativo y el financiero, enfrenta a la autoridad fiscal y a los bancos y compañías arrendadoras quienes apelaron la directriz.

Al ser acogida para estudio, la nueva disposición, publicada el 12 de diciembre del 2001 en el diario oficial La Gaceta, no está vigente. Tributación adoptó para la aplicación de la directriz las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC).

La diferenciación entre ambos tipos de arrendamientos parte de "la realidad del contrato entre las partes involucradas, antes que de la forma de las figuras utilizadas", de manera que un arrendamiento se considerará financiero "cuando, en la realidad conjunta de la transacción, se transfieren al arrendatario todos los riesgos y ventajas sustanciales inherentes a la propiedad".

Las arrendadoras y la Asociación Bancaria Costarricense (ABC) alegan que la norma es muy abierta y confusa en razón de que elimina los parámetros cuantitativos. Advierten que tal como está se presta para interpretaciones subjetivas, lo que ?aseguran- pone en riesgo el negocio.

Una vez que se aplique el cambio, los clientes o usuarios de leasing deberán realizar ajustes en sus estados financieros que, en algunos casos, tenderían a reflejar mayores utilidades y por tanto se deberá pagar un monto mayor en impuestos. (Véase recuadro: Ajuste contable)

El cambio

Actualmente un arrendamiento se considera financiero si su plazo es igual o superior al 75% de la vida útil del activo arrendado, así como si el cálculo del valor presente del activo es igual o mayor al 90% del activo. A la vez, si al final del arrendamiento el arrendatario tiene la opción de adquirir el activo a valor de mercado.

Esos supuestos para calificar un arrendamiento como financiero y distinguirlo del operativo provienen de la normativa contable de los Estados Unidos, que es anterior a la puesta en vigencia de las NIC.

Las nuevas normas contables en sustancia establecen los mismos supuestos que los citados para calificar un arrendamiento como financiero, pero no establece parámetros cuantificables.

En cuanto al operativo, indica que se catalogará como tal "cuando no se transfieran los riesgos y ventajas de los supuestos que califican al financiero" (véase recuadro "Nuevas disposiciones").

Adrián Torrealba, director de Tributación, señaló que el cambio obedece a que el Colegio de Contadores de Costa Rica ya adoptó las NIC para el uso de los profesionales de esa materia y, en especial, a que se pretende evitar los refugios seguros que permitían a algunas compañías arrendadoras pasar el leasing financiero por operativo.

"La adopción de las NIC confirman el principio de realidad económica que rige la materia tributaria", puntualizó.

Su criterio lo compartió Vernor Mesén, contador y auditor especialista en las NIC, quien manifestó que a través de subterfugios jurídicos, leasing financieros se pasan como operativos y que los parámetros puntuales no son una limitación para que algunas arrendadoras los burlen.

Agregó que la ventaja del arrendamiento operativo sobre el financiero es que al registrar el gasto como operativo se crea un escudo fiscal.

Voces disidentes

Gerardo Corrales, presidente de la ABC, dijo que a la luz de la nueva normativa algunos arrendamientos que son operativos pasarían a ser financieros, lo que plantea el problema que como arrendamiento financiero sólo se puede deducir de la cuota de alquiler los intereses (el operativo permite la deducción de intereses y amortización).

Esa variante ?advirtió- tiene un impacto significativo sobre los resultados de las empresas.

En tanto, Luis Liberman, gerente del Banco Interfín, entidad que cuenta con una arrendadora del mismo nombre, calificó a la nueva normativa de abierta y aseguró que se presta para valoraciones subjetivas. Sin embargo, coincidió con Torrealba en cuanto a que tratan de impedir las compras a plazo disfrazadas.

Luis Loaiza, gerente de Arrendadora Gibraltar, señaló que las arrendadoras quedarían a merced de lo que los auditores fiscales decidan catalogar cómo leasing operativo o financiero. "Eso nos dejaría trabajando al filo de la navaja", apuntó.

Torrealba minimizó las críticas y aseguró que la DGT trabaja para que los criterios que empleen su auditores sean objetivos.

Por su parte, Mesén defendió los nuevos lineamientos y alegó que la nueva norma define con claridad los riesgos así como establece como criterio para diferenciar un leasing de otro que el arrendador traslade sustancialmente los riesgos y beneficios al arrendatario.

Pero para Melvin Lobo, gerente de Arrendadora Bantec, la definición del tipo de leasing siempre estará ligada a lo que establezca el contrato, del que asegura la DGT no se puede separar para emitir su criterio en cuanto a la definición del poseedor del riesgo.

En riesgo

A criterio de los administradores de las arrendadoras las nuevas disposiciones dejan el negocio en cierta inseguridad jurídica. Según Liberman, nadie se atrevería a invertir en un negocio donde la valoración subjetiva priva sobre parámetros cuantificables.

En tanto, Loaiza dijo que el negocio perdería su atractivo (fiscal) lo que les obligaría para mantenerlo a buscar elementos diferenciadores, que le añadan valor al leasing como herramienta para financiar activos.

Liberman y Lobo manifestaron que en el país operan y se continuará operando con ambos tipos de leasing (a pesar de la nueva normativa), ya que aseguraron existe clientela diferenciada que demanda tanto uno como el otro.

Recuadro

Leasing financiero

Arrendamiento de bienes, especialmente muebles y que se tipifica como un crédito común. El cliente puede deducir la depreciación y los intereses sobre el financiamiento en su balance.

Leasing operativo

Arrendamiento de bienes en el cual el cliente puede deducir la cuota de arrendamiento del 30% del impuesto sobre la renta. Es el típico alquiler de autos, maquinaria y equipo.

Nuevas disposiciones

El siguiente es un resumen de las nuevos supuestos que tras la adopción de las NIC, pueden constituir un arrendamiento financiero:

  • El arrendante transfiere la propiedad del activo al arrendatario, al finalizar su plazo.
  • El arrendatario posee la opción de comprar el activo a un precio notablemente menor que el valor razonable en el momento en que la opción sea ejercitable.
  • El plazo del arrendamiento cubre la mayor parte de la vida económica del activo.
  • Al inicio del arrendamiento el valor presente de los pagos mínimos por arrendamiento es equivalente, al menos, al valor razonable del activo objeto de la operación.
  • Los activos arrendados son de naturaleza tan especializada que sólo el arrendatario tiene la posibilidad de usarlos sin realizar en ellos modificaciones importantes.
  • El arrendatario tiene la posibilidad de prorrogar el arrendamiento durante un segundo periodo, con pagos de arrendamiento sustancialmente menores que los habituales de mercado.

Ajuste contable

Con la nueva normativa algunas empresas que utilizan el leasing verán disminuido el renglón de gastos operativos, ya que algunos no calificarán como tales, con el consiguiente aumento en utilidades y en tributos.

Vernor Mesén explicó que el arrendatario deberá registrar el activo contra un documento por pagar y, en el caso del arrendador el efectivo del pago inicial y el documento por cobrar.

Desde la perspectiva fiscal aplicar la norma implica un rechazo del principal de pago de la cuota del arrendamiento, por lo que corresponde únicamente pasar como gasto el correspondiente a intereses, así como la depreciación del bien conforme la normativa.

"El punto clave es que en los arrendamientos financieros no se registra los activos de la empresa en el balance general, lo que desvirtúa la posición financiera de la empresa, pero con las NIC eso acaba", manifestó Mesén.


Servicios

Horario de vuelos internacionales de San José, Costa Rica

Descargue el Informe del año 2003 de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en formato PDF


¿Quiénes Somos? Condiciones de Uso Privacidad Anúnciese en la versión impresa de El Financiero y Capital Financiero
© 2004 El Financiero y Capital Financiero. El contenido de El Financiero y de Capital Financiero no puede
ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la
autorización previa y por escrito de El Financiero o de Capital Financiero.