Costa Rica
Panamá
Archivo Indicadores Domingo 29 de agosto, 2004 Escríbanos

Lo más reciente
Actualidad
Editorial
Opinión
Informe Especial
Entrevista
Negocios
Finanzas
Tecnología
Economía
Internacional
Istmo
Legales
Gerencia
Estilos de vida
Suplementos

GERENCIA

Imprimir || Enviar por E-mail

En esta sección:
Foto Principal: 788318
ILUSTRACIÓN EYEWIRE

El capital intelectual en la valoración de empresas


Mario Carvajal
Consultor empresarial

Este sí se puede conocer

mcarvajal@lexincorp.com

Aunque a pesar de los avances de las compañías vanguardistas sobre el tema no existe una fórmula simple para medir el valor del capital intelectual de una empresa, eso no significa que no se pueda “conocer”. Y no se está hablando del monto de la planilla ni de otras remuneraciones. Veamos dos ejemplos hipotéticos.

Pipo’s es un pequeño bar de un barrio capitalino. Por razones personales, su propietario, Pipo, decidió dedicarse a otra actividad, pero no va a cerrar el bar. Lo va a vender porque sabe que ha creado un buen “punto”. Aparte de su atención a los detalles, su amplio surtido de bocas y su carismática personalidad –amigable y extrovertida– le permitieron crear un ambiente único. Hoy, los vecinos del barrio e incluso los de otros forman su clientela.

Uno de ellos, financista de profesión, se interesó en la idea. Analizó los estados financieros de años anteriores y con base en la metodología de los flujos de efectivo futuros descontados realizó las proyecciones pertinentes. Con base en esas proyecciones, determinó la rentabilidad esperada del negocio, confirmando el buen punto que había creado Pipo. Pero desechó la idea.

Por otro lado, Alimentaria S.A. es una firma representante de casas extranjeras de productos alimenticios. Es distribuidor mayorista. Sus clientes son pulperías, supermercados, abastecedores, y bares como Pipo’s, ya que una de sus líneas la constituyen cervezas importadas de Alemania.

Luego de una encerrona de un fin de semana, por cuestiones de estrategia empresarial, los ejecutivos decidieron abandonar la línea de cervezas importadas. Sin embargo, como la línea era rentable, igual que todas las de la empresa, se decidió venderla. Cuando el inversionista interesado realizó los análisis pertinentes, no vaciló ni un segundo y la adquirió.

Recurso humano

Entonces, ¿por qué el financista, cliente asiduo de Pipo’s, no lo compró? Porque descubrió que el éxito del bar dependía de la personalidad de Pipo, que al imprimirle ese ambiente único, logró la fidelidad de su clientela. Si no hay seguridad de que va a haber otro Pipo al frente del bar, es muy arriesgado esperar que en el futuro se mantenga el ritmo de generación de utilidades que indicaban sus proyecciones financieras. Como el financista sabía que ese no era su estilo personal, abandonó la idea.

¿Tuvo que hacer consideraciones de ese tipo el inversionista que adquirió la línea de cervezas importadas? Sí, pero de otra manera. Aparte de la calidad de sus productos, el éxito de Alimentaria era el resultado de un trabajo de equipo, integrado y competitivo, que logró posicionarla en el mercado. Ese posicionamiento es el que sustenta las utilidades futuras que el inversionista y sus asesores estimaron al realizar los análisis. Conociendo esa situación, el inversionista adquirió la línea bajo la condición de que el recurso humano involucrado continuara laborando; ahora para él.

En los respectivos análisis, los interesados observaron la capacidad de ambas empresas para generar utilidades futuras, pero no se podía valorar con exactitud el papel que jugaba su recurso humano, llamado capital intelectual, cuando se le visualiza en función de su capacidad de crearle valor a la empresa. En cambio, sí se podía determinar su nivel de relevancia. En el caso del bar, la relevancia del capital intelectual (Pipo) llegó a tal grado, que prácticamente lo hacía irremplazable.

Cualquiera que sea el tipo de negocio, el valor del capital intelectual desempeña un papel preponderante en el valor de la firma. Casi parafraseando a Galileo, que cuando fue obligado a abjurar de sus teorías sobre los movimientos de la Tierra dijo murmurando: “y sin embargo se mueve”. A pesar de las dificultades para valorar el capital intelectual, hay que responder: “y sin embargo se puede”.


Servicios

Horario de vuelos internacionales de San José, Costa Rica

Descargue el Informe del año 2003 de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en formato PDF

De nuestros anunciantes

Alianza Hoteles Hampton Inn y restaurantes, para su comodidad

¿Cuáles son los requisitos para obtener la visa de Estados Unidos?

Tarifas Especiales de Hoteles Marriot en Latinoamérica


¿Quiénes Somos? Condiciones de Uso Privacidad Anúnciese en la versión impresa de El Financiero y Capital Financiero
© 2004 El Financiero y Capital Financiero. El contenido de El Financiero y de Capital Financiero no puede
ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la
autorización previa y por escrito de El Financiero o de Capital Financiero.