Costa Rica
Panamá
Archivo Indicadores Domingo 14 de noviembre, 2004 Escríbanos

Lo más reciente
Actualidad
Editorial
Opinión
Informe Especial
Entrevista
Negocios
Finanzas
Tecnología
Economía
Istmo
Legales
Gerencia
Estilos de vida

Lunes Financiero en Telenoticias

Bienes Raíces

Guía de Exportación

Internet

Motores


EDITORIAL

Imprimir || Enviar por E-mail

En esta sección:

Desventuras de la democracia cristiana

El pensamiento socialcristiano, basado en la doctrina social de la Iglesia Católica, ha tenido expresiones políticas en Costa Rica desde las primeras décadas del siglo XX. Lo encontramos en el Partido Reformista del general Jorge Volio, y más claramente en los años cuarentas, a través del pensamiento y las acciones políticas de Rafael Ángel Calderón Guardia y monseñor Víctor Manuel Sanabria. Aparece incluso en los lineamientos ideológicos del Partido Liberación Nacional, de principios de los años cincuentas, introducido por el presbítero Benjamín Núñez.

Más adelante, en los años sesentas, el pensamiento socialcristiano reapareció en el Partido Demócrata Cristiano, inspirado por Luis Barahona Jiménez, filósofo y catedrático de la Universidad de Costa Rica, quien había sido miembro del Centro para el Estudio de los Problemas Nacionales y del Partido Liberación Nacional (PLN) en sus inicios. Durante su permanencia en España, Barahona se interesó en las experiencias de la democracia cristiana europea, en especial la italiana, y al regresar a Costa Rica conformó un grupo de estudios y estableció contactos internacionales con los demócratas cristianos de Venezuela y de El Salvador.

El Partido Demócrata Cristiano logró elegir un diputado en las elecciones de 1970; pero tuvo corta vida independiente. Se sumó en 1978 a la Coalición Unidad y, a finales de 1983, junto con el Partido Republicano Calderonista, el Partido Unión Popular y el Partido Renovación Democrática, constituyó el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), que se erigió en el representante del pensamiento socialcristiano en Costa Rica.

A partir de ahí se iniciaron sus desventuras, porque, a pesar de los congresos ideológicos, las declaraciones y las plataformas programáticas, donde se buscó establecer diferencias con los planteamientos mantenidos hasta entonces por el PLN, fundamentalmente en el papel del Estado, al PUSC le pasó lo que a la mayoría de sus partidos hermanos en América Latina y otras partes del mundo, que rápidamente se adhirieron a una política económica acorde con el denominado Consenso de Washington.

En un contexto de ajuste estructural y globalización, la influencia de los economistas resultó ser más poderosa que la de los filósofos, quedando de lado las preocupaciones humanistas y la discusión sobre la cuestión social. El énfasis en la subsidiariedad de la acción estatal, abrió las puertas para los intentos de privatización generalizada del sector público, intentos matizados por la práctica política de los dos administraciones del PUSC en los años noventas.

El PUSC se movió hacia una posición más centrista, en coincidencia con lo que estaba ocurriendo en el PLN. En todo caso, la dinámica del partido desde sus inicios, más que sobre los planteamientos ideológicos, giró alrededor de la figura de Rafael Ángel Calderón Fournier, cuyo liderazgo prevaleció por encima de otros hasta épocas recientes. Dentro de tal contexto, no resulta extraño que a lo largo de las dos administraciones del PUSC en los años noventas, se estableciera una suerte de desbalance entre los intereses personales y los colectivos, en detrimento de los segundos, con las consecuencias hoy conocidas.

El PUSC está en una situación complicada. Está en deuda con el país; necesita una renovación total de planteamientos y de liderazgos, a partir de una severa autocrítica, so pena de desaparecer. Pero hasta ahora los signos de renovación no aparecen, sobre todo en la fracción parlamentaria, donde la confusión parece estar afincada. ¿Será posible un pensamiento socialcristiano renovado para la Costa Rica de nuestros días?


Servicios

Horario de vuelos internacionales de San José, Costa Rica

Descargue el Informe del año 2003 de la Organización Mundial de Comercio (OMC), en formato PDF

De nuestros anunciantes

Alianza Hoteles Hampton Inn y restaurantes, para su comodidad

¿Cuáles son los requisitos para obtener la visa de Estados Unidos?

Tarifas Especiales de Hoteles Marriot en Latinoamérica


¿Quiénes Somos? Condiciones de Uso Privacidad Anúnciese en la versión impresa de El Financiero y Capital Financiero
© 2004 El Financiero y Capital Financiero. El contenido de El Financiero y de Capital Financiero no puede
ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la
autorización previa y por escrito de El Financiero o de Capital Financiero.