Disminuir tamaño letra Aumentar tamaño letra Ir al Index  

Suscríbase al boletín Suscríbase aquí al boletín electrónico

Negocios # 630

La Bomba sacude al sector de farmacias

Pequeña cadena saca ventaja frente a locales que prometen precios bajos

El Financiero
Farmacia La Bomba atrae a sus clientes con precios bajos e intenta contrarrestar desventajas como la falta de estacionamiento.

Garrett Britton /PARA EF

Sergio Morales Chavarría

Son las 6 p.m. de un día entre semana y en la Farmacia La Bomba, ubicada en el corazón de San Pedro de Montes de Oca, ocho personas con una lista de medicamentos esperan para ser atendidas, cuatro hacen cola para pagar, mientras un motociclista sale con varios pedidos a domicilio.

Afuera no hay estacionamiento disponible pues el local se ubica dentro de una estación de venta de gasolina y los automóviles entran y salen continuamente.

A pesar de que esta farmacia carece de algunas comodidades con respecto a otros competidores, se ha difundido de boca en boca que los medicamentos que allí se venden tienen precios bajos si se paga en efectivo; incluso siguen siendo atractivos si se cancela con una tarjeta de crédito.

En una compra hecha por EF de tres productos y en tres farmacias distintas con dinero en efectivo, el monto de ¢8.656 de los medicamentos adquiridos en La Bomba fue inferior en ¢3.084 al de uno de los locales y ¢3.574 en otro.

El Financiero

Por el momento los competidores miran con dudas y recelo lo que hace la empresa que inició en San Pedro y ya tiene tres locales. También cuestionan la sostenibilidad del negocio a la hora de ofrecer precios bajos.

El primer efecto que señalan las personas relacionadas con la distribución y las ventas al detalle de medicinas, es el impacto que esta teniendo La Bomba en los locales más cercanos geográficamente, los cuales también funcionan bajo el esquema de negocio de precios bajos.

Sin embargo, Carlos Sanabria, propietario de la farmacia El Cristo, en Montes de Oca, y Tres Ríos, en La Unión de Cartago, vaticina que el efecto crecerá aunque poco a poco hasta tocar a las farmacias donde los consumidores saben que venden a precios más altos.

“Tengo clientes buenos que me siguen comprando, pero otros se han ido porque consiguen los medicamentos más baratos”, dijo Sanabria.

En igualdad de condiciones

Melixander Abarca es el propietario de los locales de La Bomba. Él argumenta que su negocio lo lleva a cabo en igualdad de condiciones con respecto a otras farmacias y que se fundamenta en buscar los mejores descuentos, aprovechar las bonificaciones que ofrecen los laboratorios y distribuidores, así como tener una estructura de costos mínimos.

14%

Es el descuento que promete farmacia La Bomba si el cliente cancela con efectivo.

3

Locales que tiene Farmacia La Bomba; de estos, dos están en terrenos propios.

“En esto no hay nada oculto, tenemos precios más bajos porque usamos las bonificaciones que nos dan los laboratorios,”. Melixander Abarca, Propietario Farmacia La Bomba.

Según Abarca, su negocio tiene además menores gastos pues por ejemplo, dos de los tres locales son propios y se ahorra el pago de alquileres. También los gastos administrativos ya que al carecer de una estructura grande se economiza otros pagos como el de la administración del personal.

“En esto no hay nada oculto, tenemos precios más bajos porque usamos las bonificaciones que nos dan los laboratorios, tratamos de mantener estabilidad para que el paciente sea constante y en igualdad de condiciones”, dijo Abarca.

Atentos

Álvaro García, gerente general de Farmacias Sucre, duda que el modelo agresivo de precios que tiene La Bomba sea sostenible en el largo plazo, pues se estarían sacrificando algunos márgenes que permiten más inversión y rentabilidad del negocio.

Para el ejecutivo, este sistema debe estar fundamentado en una estructura de costos muy bajos o en alianzas con distribuidores o laboratorios.

Por su parte Carlos Sanabria dijo que intentó igualar los precios que ofrece La Bomba, pero los laboratorios le ofrecieron descuentos y bonificaciones insuficientes.

En cambio, Marilis Llobet, gerenta general corporativa de Corporación Cefa (propietaria de Farmacias Fischel), dijo que las farmacias pueden reducir costos cuando no tienen que pagar alquileres de los locales.

Llobet también detalló que márgenes de ganancia pequeños (5%) en este sector se vuelven insostenibles, principalmente cuando una empresa inicia el proceso de expansión con más locales. En ese momento es cuando se requieren hacer inversiones en tecnología para administrar todas las tiendas de manera eficiente.

Llobet negó que por el momento las ventas de Fischel estén siendo afectadas.

Alejandro Esquivel, gerente general de Technofarma (propietaria de la franquicia Farmatodo), explicó que al igual que en otros segmentos del comercio existen diferentes enfoques del negocio y que por el momento La Bomba está retando a quienes tienen el precio como principal promesa a los clientes.

Abarca reconoció que han decidido vender algunos productos al precio de costo como ganchos, sin embargo, aclaró que son solamente entre 10 y 15, de un total de 4.000 artículos.

El propietario reconoció que actualmente tienen deficiencias en servicio al cliente, pero que la idea es fortalecer ese aspecto cada vez más.

También adelantó que el crecimiento en cantidad de locales será conservador, precisamente para evitar encarecer los costos de operación.

Imprimir Enviar

En Portada

Una gerencia cuesta ¢6 millones

Cynthia Mena se graduó de la universidad como farmacéutica en 1996, pero dos años más tarde su experiencia laboral la motivó a cursar una maestría en administración de empresas con énfasis en mercadeo.

Más Información

El Financiero


Especiales

Especial: Motores

Especial:

Especial: Responsabilidad social empresarial

¿Quiénes Somos? | Media Kit | Suscripciones | Contacto

© 2007 El Financiero y Capital Financiero. El contenido de El Financiero y de Capital Financiero no puede
ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la
autorización previa y por escrito de El Financiero o de Capital Financiero.