Disminuir tamaño letra Aumentar tamaño letra Ir al Index  
En Números

Oro: calmante para los nervios

Esteban Ramírez C.

A mediados de setiembre, cuando las cosas comenzaron a ponerse color de hormiga en los mercados financieros internacionales, el precio del oro escaló de forma abrupta.

Muchos buscaron refugio en este metal, capaz de mantener su valor a lo largo del tiempo. Quizá usted tenga algo de oro en un anillo o unos pendientes, o guarde consigo monedas o lingotes. Si es así, le mostraré cómo se manejan las inversiones en este mineral.

“Se compra oro”. Un rótulo así, típico en las joyerías, muestra que la liquidez de este metal es abundante. Sin embargo, su precio internacional se fija en las bolsas de comercio, mediante la compraventa de contratos a futuro. La semana pasada el oro para entregar en diciembre se negociaba a $840 por onza troy.

Para obtener los precios diarios, una de las plazas más conocidas es la división de metales de la Bolsa Mercantil de Nueva York, donde el mineral se transa en contratos de 100 onzas, bajo el símbolo GC(www.nymex.com ). Ahí usted puede obtener la tendencia que sigue el metal precioso.

Inversión. Mantener oro en pequeñas cantidades es manejable, sin embargo, inversiones mayores pueden acarrear costos de custodia muy altos, por eso otra opción es acceder a instrumentos financieros internacionales, que aunque se consiguen mediante puestos de bolsa locales, no son regulados localmente. En esta línea existen fondos de inversión que reproducen el precio diario del lingote, cuyas acciones se compran y venden en varias bolsas de valores extranjeras.

En el último mes, las inversiones vinculadas al oro han estado más volátiles que de costumbre. Los precios suben y bajan, a medida que las expectativas de los inversionistas chocan en torno al futuro de las acciones. Tratar de especular con este activo es caro y arriesgado, pero al observar periodos largos, se nota que el oro brilla por sus ganancias.



Media Kit | Suscripciones | Contacto

© 2008 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede
ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la
autorización previa y por escrito de El Financiero.