Disminuir tamaño letra Aumentar tamaño letra Ir al Index  
Empresas del Siglo XXI

Una justa valoración

Gustavo Halsband

Aunque el proceso de evaluación de una agencia de publicidad es inherente al anunciante, una eficaz comunicación comercial con el consumidor siempre será más productiva con un trabajo conjunto entre anunciante, el medio y la agencia.

Está demostrado que una evaluación de agencia de publicidad con parámetros inflexibles tiende a dividir, a veces sin querer, lo que ha costado mucho tiempo unir.

Los expertos recomiendan, más que hacer un estricto examen circunstancial, hablar de un alto en el camino del equipo conjunto para ver qué se puede mejorar y así ganar mayor confianza.

Definir conjuntamente los conceptos que ambas partes juzgan convenientes incluir en dicho ejercicio puede, además de evaluar, revaluar una relación para mutuo beneficio.

Vale destacar que la acción oportuna en favor del negocio del anunciante por parte de una agencia, es mucho mejor valorada, en estos tiempos de crisis, que largas horas de reuniones sin rumbo fijo.

Cuantificar el seguimiento debido de los proyectos en acción y el empeño por hacer las cosas bien, sin dejar de escuchar las ideas, venga de donde vengan, nunca devaluarán al productivo equipo que conforman agencia, medio y anunciante.

Pero siempre hay problemas que no se pueden evitar.

Una de las pocas cosas difíciles de superar para un anunciante y su agencia es el cambio constante de personal en cualquiera de las dos partes.

Lo más recomendable es introducir políticas de prevención de forma conjunta en diferentes áreas, detectando los problemas antes de que se conviertan en divergencias intolerantes.

Lo cierto es que si la agencia de publicidad sabe acompañar con certeza al anunciante y el anunciante sabe valorar el esfuerzo de la agencia en su justa medida, siempre será un buen negocio para ambos.



Media Kit | Suscripciones | Contacto

© 2008 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede
ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la
autorización previa y por escrito de El Financiero.