Economía y Política
Compartir Enviar Imprimir Comentar RSS
El Financiero
En lucha. El sector sindical asegura que el proyecto 13.475 es parte de una agenda laboral que el país se comprometió a impulsar ante la OIT, para garantizar que se respetarán derechos de trabajadores.

Eddy Rojas Archivo GN /PARA EF

Fuero sindical sería para todos

Redacción general de reformas a Código de Trabajo atiza hoguera legal y podría ahuyentar inversión

Una redacción muy general del proyecto 13.475 sobre reformas al Código de Trabajo podría permitir interpretaciones que irían desde extender el fuero sindical a todos los empleados, hasta la creación instantánea de estas organizaciones.

Se abriría la puerta para batallas legales en las que se alegue la ilegalidad de realizar traslados, reacomodos y despidos sin el aval de los trabajadores, o que se creen estas entidades como escudo para evitar acomodos en la organización.

A su vez, los defensores de la iniciativa niegan que estas interpretaciones puedan presentarse, y lo consideran una excusa para tratar de evitar compromisos postergados en materia laboral.

El proyecto se encuentra en el Plenario, luego de haber recibido dictamen afirmativo unánime. Tres intentos para devolverlo a comisión y hacerle cambios naufragaron ante la carencia de votos (necesita 38 para devolverlo con plazo, y mayoría simple para remitirlo sin fecha).

Pulso por la ley

Es una materia sensible: según datos del Ministerio de Trabajo, en Costa Rica hay 882 sindicatos, con 239.000 afiliados. Sin embargo, no tenían el desglose de activos e inactivos.

El sector empresarial teme que suavizar condiciones en exceso y potenciar el fuero, genere una lluvia de sindicatos.

“No nos oponemos a los derechos de los trabajadores, muchos aspectos como el fuero sindical ya son ley, lo que nos preocupa son las interpretaciones que se puedan hacer. Pedimos que se devuelva a comisión para aclararlo, o hacer una reforma integral al Código Procesal Laboral”, dijo Manuel Rodríguez, presidente de la Unión de Cámaras.

En Zapote han coincidido con esta inquietud del sector empresarial, pero tienen problemas para maniobrar en la Asamblea Legislativa y ponerle reversa a la iniciativa.

“El Gobierno apoya toda forma de organización de los trabajadores, pero recibimos las observaciones y consideramos que deben realizarse aclaraciones, como en el fuero sindical”, expresó Roberto Thompson, viceministro de la Presidencia.

La fracción oficialista no ha logrado los votos para devolver el proyecto a la etapa de comisión, en la que se le podrían hacer cambios, porque la oposición lo considera una maniobra.

624

Cantidad de sindicatos en el sector privado registrados en el Ministerio de Trabajo.

58%

Monto que representan los 140.580 afiliados a sindicatos privados, respecto del total nacional.

Leda Zamora, diputada del Partido Acción Ciudadana (PAC), expresó que el proyecto no deja espacio para las dudas, y enviarlo a comisión es una treta para tratar de enterrarlo.

“Si hubiera posibilidad de confusión, estaría de acuerdo en revisarlo, pero la redacción es clara. No es cierto que amplía el fuero sindical a todos los trabajadores”, dijo la legisladora.

En el Movimiento Libertario, que rechaza el proyecto, tampoco hay ánimo para retornarlo a comisión: su presidente Otto Guevara aseguró que el Gobierno pretende escurrir la responsabilidad de enfrentar a sindicatos. “Queremos que se vote y que cada palo arre con su vela”, dijo.

Corrientes cruzadas

El debate se complica por la presencia de otros factores en el escenario: los sindicatos afirman que se trata de cumplir con convenios y obligaciones ante la Organización Internacional de Trabajo (OIT), por lo que se le debería dar trámite, de igual forma que se alegó con el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos (Cafta). Recomiendan la misma ruta que el Gobierno pedía a los opositores al Cafta: aprobar el proyecto y luego cuestionarlo ante la Sala IV.

“Se debe aprobar el proyecto 13.475 tal como está formulado. Así se comprometió el país ante la OIT. Las objeciones de la cúpula empresarial surgieron a destiempo”, dijo Albino Vargas, secretario general de la ANEP.

Por su parte, Thompson admite que hay compromisos pendientes con la OIT, pero alegó que se refieren a la aprobación de convenios y varios temas. “No todos esos puntos están en este proyecto, solo algunos”, dijo.

Además, Thompson alegó que la actual coyuntura de crisis hace riesgoso enviar señales de preocupación al sector privado.

Debe recordarse que en Estados Unidos, el presidente Barack Obama realiza una ofensiva para evitar que el empleo migre a otros países.

Al tiempo, Costa Rica registró en la encuesta de expectativas de empleo de la empresa Manpower las cifras más negativas desde el 2006, para el tercer trimestre de este año: un 13% de las compañías prevé recortes de planilla, frente a un 12% que proyectaban contrataciones.

Eric Quesada, director regional de Manpower, comentó que en este entorno se debe buscar un equilibrio en la normativa. “Un fuero sindical, o la impresión de que ese fuero se fortalece, puede provocar temor en inversionistas y alejarlos”, dijo.

Empero, el panorama también se complica con la campaña electoral. Y no solo por las filas de la oposición: en las dificultades para tratar de remitir el proyecto a comisión y realizarle cambios, incide no solo el ausentismo de diputados del PLN, sino posibles heridas dejadas por la precampaña verdiblanca.

Navegar en aguas electorales se complicará con temas sensibles como el laboral, actualmente bajo fuego.

Temor productivo

El sector empresarial considera que hay problemas de redacción.

1

Fuero para todos: Dice que a los trabajadores amparados “por este capítulo” no se les podrá aplicar el despido sin justa causa. No se delimita quiénes son.

2

Sindicatos al instante: Se varían los requisitos para crear un sindicato, con solo definir un nombre y domicilio se le daría personería jurídica.

3

Amplias prácticas desleales: No da lista cerrada, cita varias y dice “entre otras”, lo que abre la puerta a que sea la interpretación lo que defina este tema.

4

Más funciones: El artículo 339 amplía sus funciones a participar en políticas económicas, más allá de las que establece la Constitución Política.

5

Conciliación cerrada: Se define a los sindicatos como titulares de procedimientos de conciliación, lo que dejaría por fuera a trabajadores no sindicados.

Fuente Gabriela Díaz, asesora de Uccaep.

Bookmark and Share Enviar Imprimir Comentar RSS
MULTIMEDIA más

Juan Manuel Sepúlveda, OIT
INFORMACIÓN RELACIONADA
mediakit
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com