Finanzas
Compartir Enviar Imprimir Comentar RSS
El Financiero

Tras 100 días: Obama cosecha confianza

Douglas Montero

Setiembre 14 del 2008. Después de una reunión de varias horas en el edificio del Banco de Reserva Federal de Nueva York se anuncia la quiebra de la firma Lehman Brothers y la compra de Merril Lynch por parte de Bank of America.

120 y 94 años de historia se acabaron el lunes 16 de setiembre del 2008.

El Gobierno de Estados Unidos toma el control de la aseguradora más grande del mundo AIG para evitar un colapso sin precedentes en la historia financiera de Estados Unidos.

Estas noticias le dieron la vuelta al mundo y magnificaron los temores sobre el futuro económico de Estados Unidos y el mundo.

Las elecciones en ese país estaban a la vuelta de la esquina, el país se enfrentaba a una crisis de dimensiones gigantescas y el mundo ponía su esperanza en la victoria de Barack Obama.

El 4 de noviembre Obama gana las elecciones y las expectativas sobre su nueva gestión eran enormes.

Las similitudes con Franklin Roosevelt, que asumió la presidencia en marzo de 1933 en medio de la peor crisis que recuerden los estadounidenses, no se hicieron esperar.

Todos querían otro new deal y que la sola llegada al poder resolviera los problemas del mundo.

Ya se han cumplido los 100 días de gracia del presidente Obama y desde mi punto de vista era demasiado ilusorio pensar que una sola persona podía cambiar el mundo en ese plazo, el mundo del siglo XXI es muy diferente al del XX y 1932 no es el 2009.

Nunca antes como ahora el mundo está integrado, globalizado y eso agrava el problema porque las repercusiones se dan en todo el planeta.

Gerente de Mercado Internacional

Mercado de Valores

Obama cuenta, al igual que contó Roosevelt, con una mayoría demócrata en el Congreso que le ha facilitado las cosas.

Aunque a algunos nos pareció demasiado sus apariciones televisivas desde el mismo 4 de noviembre, en la actualidad hay que reconocer que ese fue una medida inteligente que ayudó a que los votantes fueran conociendo sus planes desde el mismo momento de ser electo y que fueran dándole apoyo público.

Esto no fue muy bien recibido por los mercados bursátiles y el índice Dow Jones cayó un 4,24% el día de su juramentación y desde ese día al 6 de marzo la Bolsa cayó un 20%, el peor inicio de un presidente.k Vea gráfico “Días claves”

Sin embargo, ¿debieron de reaccionar así los mercados? Mi respuesta es no.

Tres pilares

El presidente Obama tomó el problema heredado con la mayor diligencia y en estos 100 días si algo he demostrado es liderazgo.

Solo juntar a un equipo económico de lujo, con Timothy Geithner al frente como Secretario del Tesoro, Lawrence Summers como director del consejo económico nacional, Paul Volcker como presidente del comité de recuperación económica y Christina Romer como directora de la oficina de asesores económicos, requiere de una enorme dosis de liderazgo y de una gran capacidad de convencimiento.

Sus decisiones reflejan un compromiso con sus palabras.

Obama congeló los salarios en la Casa Blanca, se aprobó el paquete de estímulo más grande en la historia de Estados Unidos ($787.000 millones), que se utilizarán en infraestructura, educación, devoluciones de impuestos, energías alternativas y ayuda médica.

En el sector hipotecario, el Presidente anunció y puso en práctica el Plan de Estabilización de los dueños de viviendas, un programa que ayudará al menos a nueve millones de personas a no perder sus casas y ha reafirmado su compromiso de defender el sistema financiero.

Su liderazgo se ha notado también en el mundo.

Además hay que reconocerle humildad, ya que no ha tenido ningún reparo en pedir ayuda a otros gobernantes para sacar la economía adelante.

Días de confianza

A pesar de eso, no todo se atribuye a su gestión.

El FED ha jugado un papel muy importante en esta crisis y cuando muchos han pensado que se queda sin municiones ha sacado nuevas opciones, comprar bonos del tesoro, ampliar la base de instrumentos que recibe en garantía.

La opción de comprar papel comercial y otras muchas medidas han comenzado a desentrabar el sistema y le han devuelto poco a poco la confianza. La tasa de interés en 0,25% la tendremos por varios meses.

Muchas de esta medidas son necesarias hoy y provocarán trastornos graves en el futuro y ese es uno de los retos hacia adelante del Presidente, sentar las bases para un futuro promisorio.

No podemos juzgar a un presidente por 100 días de desempeño, manejar la economía más grande del mundo en medio de la peor crisis, financiera, inmobiliaria y de confianza de los últimos años no es fácil.

Sin embargo, el Presidente ha creado confianza y ha ganado credibilidad cumpliendo lo que ha prometido.

Para un líder nuevo siempre es importante asegurarse victorias tempranas, ya que eso fundamenta su actuación futura.

No veamos esto como una competencia de 100 metros planos sino como una maratón.

En los primeros 100 días se define el rumbo y se ajusta el timón para llegar al puerto y eso es lo que está haciendo el presidente Obama, basado en tres pilares liderazgo, compromiso y humildad.

Bookmark and Share Enviar Imprimir Comentar RSS
INFORMACIÓN RELACIONADA
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de El Financiero. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com

certifica

mediakit