Istmo
Compartir Enviar Imprimir Comentar RSS
El Financiero
El protagonismo de la Primera Dama de Nicaragua ha ido en aumento, e incluso podría ser candidata el 2011.

archivo /ef

El poder de Rosario Murillo

Nicaragua. Lidera puestos claves

Fidelina Suárez Moreno

*Corresponsal en Managua.

En los años 80, durante el primer periodo de gestión de Daniel Ortega, la primera dama, Rosario Murillo, se ocupó de la cultura.

Sin embargo, 20 años después, casi comparte el Gobierno con su esposo y para muchos es el “poder detrás del trono”.

“Ahora son ella y él”, dice el analista político Mauricio Díaz. Incluso ha sido mencionada como candidata a presidenta, en caso de que no se apruebe la reforma constitucional que permita la reelección.

Díaz consideró que ahora hay una especie de copresidenta o una superprimera ministra que toma decisiones sobre todo.

“Ha habido una involución en la toma de decisiones, devenido ahora en el ortega-murillismo”, precisó el analista.

Reelección bajo dudas

La Constitución Política de Nicaragua prohíbe la reelección en periodos consecutivos y por eso desde que inició este año, el jefe de los diputados del Frente Sandinista, Edwin Castro, cabildea para conseguir la reforma.

“Reformas o Rosario Murillo de candidata para el 2011”, fue la sentencia que pronunció el vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia, magistrado Rafael Solís, considerado como uno de los más efectivos operadores políticos del partido de Gobierno.

El papel de Murillo en las estructuras gubernamentales se fijó desde la toma de posesión cuando se anunció que las mujeres, representadas por ella, compartirían un 50% del poder.

Sin embargo, las féminas que representó perdieron en su mayoría todos los cargos.

“Ha habido una involución en la toma de decisiones en Nicaragua , devenido ahora en el ortega-murillismo”. Mauricio Díaz, analista político.

Durante los primeros meses, algunas sandinistas de trayectoria como Margine Gutiérrez, exdirectora de Cultura; Glenda Ramírez, Emilia Torres, María Auxiliadora Brenes, Amanda Lorío, Rosa Adilia Vizcaya y Maritza Kuan fueron despedidas de distintos ministerios.

El poder de Murillo

Murillo, además de primera dama, es secretaria de Comunicación Social y coordinadora de los cuestionados Consejos del Poder Ciudadano, que la gente asocia con los Comités de Defensa Sandinista, que espiaban a los opositores en la década de los 80.

Preside el Consejo de Planificación Económico Social y representa a Ortega en el Consejo de Atención y Protección Integral a la Niñez y Adolescencia.

Aunque no se le conoce profesión formal o estudios, es poetisa y en la década de los 70 fundó un grupo cultural llamado Gradas.

Pero Murillo también impuso un estilo personal y transformó la Casa Presidencial en salones de colores intensos llenos de flores.

Allí se sirve tradicionalmente rosquillas y café aunque Murillo gusta tomar agua mineral francesa de la marca Perrier y ordena colocar aparatos de aire acondicionado escondidos aunque esté en un acto al aire libre.

Es reconocida por sus amuletos. Desde piedras turquesas en sus 28 anillos, siete collares y seis brazaletes, hasta piedras que compra en distintos países.

El analista Díaz señaló que no existen impedimentos legales para esta candidatura y que hasta podrías verse como contendiente a la esposa del expresidente Arnoldo Alemán, María Fernanda Flores.

“Hecha la ley, hecha la trampa. Los nicaragüenses ya nos estamos acostumbrando a ver árboles navideños en Semana Santa y pronto tendremos un superprimer ministro y una Cámara de los Lores en el segundo país más pobre de la región”, sentenció.

Bookmark and Share Enviar Imprimir Comentar RSS
INFORMACIÓN RELACIONADA
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito de El Financiero. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com

certifica