Economía y Política
El Financiero
Creciente. Hoy el país invierte anualmente ¢64.378 millones. Ese monto anual crecería 102% si hubiera 25.000 policías, según las proyecciones del Ministerio de Seguridad, para un pago de ¢130.511 millones en planilla.
Archivo GN PARA EF

Cifra de policías sin base técnica

Seguridad carece de estudios para respaldar que la cantidad “óptima” de oficiales sea 20.000

“Costa Rica debería contar con unos 20.000 ó 25.000 policías”, dijo con solidez la presidenta Laura Chinchilla a la prensa, el pasado 5 de agosto, mientras graduaba a 700 oficiales de la Fuerza Pública.

Pese a su contundencia, esas cifras lanzadas a la luz pública carecen de base técnica, y su sustento no es ningún estudio o metodología científica aplicada a la realidad costarricense.

Detrás de esos números lo que hay es la aplicación de “máximas de la experiencia del quehacer policial”, aseguró José María Tijerino a EF cuando se le consultó sobre el origen de la cifra “óptima” de policías anunciada por la Presidenta.

¿Por qué 20.000 y no una cifra mayor o menor? “No existe el por-qué, es conocimiento empírico. Se calcula que un policía puede afrontar la carga de ‘tantos’ habitantes”, dijo Tijerino.

El Ministerio de Seguridad defiende que la cifra “óptima” es de 20.000 pues con eso se lograría que el país tuviera en la calle un policía por cada 333 habitantes.

Con el aumento de 4.000 que propuso la Presidenta en su informe de los 100 días de gobiernos, ese número sería de uno por 1.000, lo cual es insuficiente para el ministro Tijerino.

Mucho dinero de por medio

Definir la cantidad de policías necesarios pone en juego miles de millones de colones.

El aumento de 4.000 policías prometido por el Gobierno implicará un gasto anual de ¢81.642 millones en planilla de policías.

En este momento se pagan ¢64.378 millones al año en planilla de la Fuerza Pública.

Si la cantidad se aumentara a 20.000 policías, el Ministerio de Seguridad proyecta que el gasto anual aumentaría a ¢104.409 millones, lo que significa un gasto 62% mayor para el país.

Si bien la Presidenta establece una rango entre 20.000 y 25.000 policías, sumar esos 5.000 policías implicaría ascender el gasto hasta ¢130.511 millones: 102% más que lo que se invierte en el presente.

Alta complejidad

Con tanto dinero de por medio, ¿puede haber metodologías serias para definir la cantidad necesaria de policías?

“Por supuesto que pueden hacerse estudios, pero de por medio hay muchas variables, y hay que tener claro que no hay cifras ‘modelo’”, advirtió Javier Llobet, abogado especializado en políticas criminales y profesor de la Maestría de Ciencias Penales de la Universidad de Costa Rica.

Según Llobet, uno de los factores a considerar es la eficiencia y capacitación de la policía, una virtud que rescata de la policía en Nicaragua.

El especialista advirtió que “el debate de la policía debe ir más allá de lanzar cifras”. Según él “es más bien un tema ligado a la policía que se quiere y a una policía no solo represiva sino preventiva que respete al ciudadano”.

333

habitantes por policía es la cifra idónea a la que aspira Tijerino. Hoy la proporción es de 349.

El Ministro no aportó datos o estudios que expliquen por qué esa cifra, y no otra, es la “ideal” para la realidad de Costa Rica.

La falta de sustento técnico tras las cifras esgrimidas es asumida con normalidad por Tijerino: “En el aspecto policial funciona así, funciona por la experiencia”, aseguró.

Sostuvo que “no existe un método universalmente aceptado para determinar el número necesario de efectivos policiales”, y aportó una serie de variables que incidirían en la forma de fijar una cifra.

Por ejemplo, mencionó la carencia de ejército en el país, la capacitación y equipamiento de la policía, las condiciones geográficas del país, su conflictividad y su civismo.

Sin embargo, el Ministerio no indicó cómo incidió cada una de esas variables en la definición de la cifra “optima”.

Como referencia para establecer la proporción de policías apropiada, el Ministro cita cifras de 1987 que establecen que España tenía en esa época un policía por 300 habitantes, Italia uno por cada 246, Francia uno por 310 y Gran Bretaña uno por 480.

También cita datos del 2006 (de un texto de la Presidenta y su esposo, José María Rico) que establecen que Panamá tiene una proporción de uno a 203, Uruguay a 171, Perú a 290 y Brasil a 323.

Los cálculos de Tijerino no parecen ser muy precisos, pues con una población de 4.509.290 habitantes, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), el país ya cuenta con un policía por cada 349 habitantes (al 2010 se registran 12.908), una cifra cercana a la proporción de uno a 333 que considera “óptima” Tijerino.

Y si se aumentara la cantidad de policías a 20.000 la proporción será de un policía por cada 225 habitantes, por lo que, al presumir cierta la cifra “ideal” de policías por habitante del Ministro (333), se podría concluir que un aumento a 20.000 sería excesivo.

Incluso, si se aumenta la cantidad actual de policías en 4.000, como lo prometió Laura Chinchilla, ya se superaría la proporción de uno por 333, pues con 16.908 oficiales habría un policía por cada 266 habitantes.

Una de las opciones

El director del Instituto Latinoamericano de las Naciones Unidas del Desarrollo para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente (Ilanud), Elías Carranza, aborda el tema de la demanda popular por más policías en un texto de 1997, titulado “Situación del delito y de la seguridad de los habitantes en los países de América Latina” .

En este, Carranza advierte que la cantidad de policías debe analizarse “desde la integralidad del sistema de justicia penal”.

Por eso se deben considerar los recursos con los que cuenta un país, no solo en policías, sino también en el número de jueces y los penitenciaristas.

Tras analizar los datos de América Latina en esos componentes, el especialista asegura que no hay una fórmula universal, en lo que coincide con el ministro Tijerino.

Una variable a considerar, que aporta Carranza en su texto y no menciona el Ministro, es analizar la cantidad de policías privados contra la de policías estatales o públicos.

Según datos aportados por Javier Llobet con base en un informe de las Naciones Unidas, en el 2008 Costa Rica tenía 12.550 policías estatales, mientras la cantidad de efectivos de la seguridad era de 31.195.

El texto de Carranza incluye un buen consejo: “Cada país debería hacer su análisis específico para encontrar sus soluciones y adoptar acciones correspondientes”.

MULTIMEDIA más
dele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliar
INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com