Publicidad
Estilos de Vida
El Financiero
El diseño se está convirtiendo en un foco de interés para propiciar nuevas fuentes de trabajo, pymes y reactivar sectores como la artesanía.
Karina Salguero PARA EF

Diseño tico por buena ruta

Mirar las necesidades del mercado local hace más exportable la oferta del diseño costarricense

En este país el diseño solo va hacia una dirección: la correcta y esto lejos de ser una afirmación ambigua, es categórica.

El diseño de Costa Rica decidió quedarse en casa, decidió servir a sus propias colectividades: las virtuales y las físicas. Se está desarrollando a sus anchas y en el proceso, está colaborando con el desarrollo del país. Este movimiento hacia adentro, paradójicamente, es lo que lo hace exportable.

Una declaratoria de interés por parte del Ministerio de Economía y Comercio, un fuerte apoyo del Ministerio de Cultura, por intermediación del Museo de Arte y Diseño Contemporáneo, una abundante matrícula en las academias y otras manifestaciones de agremiación profesional de carácter privado, son parte del resultado del esfuerzo del sector de diseño, reconocido por sus facetas en industria, productos, espacio interno, moda, textil, gráfico y otras no menos importantes.

A raíz de un cambio de paradigma de cómo debe ser percibido y su madurez profesional en actividades comerciales se ha dado la activación de microempresas de diseño del 2006 al presente. De hecho, se ha duplicado el número de empresas por año, de acuerdo con un estudio realizado en el 2009 por entidades gubernamentales. Este proceso de ebullición quedó muy claro con la representación de 18 diseñadores nacionales en la rama profesional y tres estudiantes, en la II Bienal Iberoamericana de Diseño BID en Madrid, que tuvo lugar del 22 al 26 de noviembre. Se trata de una muestra de diseño que se celebra cada dos años, convocada y organizada por la Central de Diseño y Dimad (Asociación Diseñadores de Madrid y Fundación Diseño Madrid), en la Central de Diseño de Matadero Madrid.

En el país, las escuelas de diseño de las universidades, ya descuentan décadas. En noviembre, el Instituto Tecnológico de Costa Rica celebró los 30 años de fundación de la Escuela de Diseño Industrial, por su parte la Universidad de Costa Rica y la Universidad Véritas, muestran su proceso de madurez, asimismo se une la Universidad Creativa y otras. En general, la demanda por estas carreras crece y van apareciendo nuevos disciplinas, una de las más jóvenes es la carrera de diseño de moda.

El tema central es que de hace una década a la actualidad, el panorama del diseño gráfico, de producto, el industrial y otras ramas en menor medida, están por inclinar la balanza y exigen mayor presencia e interés del Gobierno para poder trabajar en proyectos de incentivo de actividades innovadoras.

El comportamiento de inserción al mercado laboral está tomando forma. En su generalidad y como marca de identidad del país, los profesionales incluyen en sus prácticas la disminución de impactos ambientales negativos. Otros diseñadores lideran proyectos para la reactivación de sectores como la artesanía y otros oficios de tradición. Esto con el fin de abrir oportunidades de empleo y recuperar el acervo cultural del artesano nacional.

Arte y diseño

El diseño está muy ligado con el sector de economía y comercio. A pesar de que, en muchas de las manifestaciones creativas del diseño, la línea fronteriza con el arte es imperceptible, al diseño lo caracteriza la dimensión comercial. Se puede entender que es una forma de arte que bifurca su camino cuando hay una función productiva definida. Se podría pensar que el diseño da el giro que debe dar el arte. Un giro que lo potencia y no lo sublima.

Félix Beltrán, maestro del diseño internacional, cubano de nacionalidad y miembro fundador de la BID, consultado acerca de su visión del diseño y la situación actual, aseguró: “El diseño es todo lo que no es natural. Desde la pluma con la que escribimos, las columnas, el asiento que usamos y el piso que pisamos”.

“El diseño tiene la dependencia social que no tiene la pintura actual. Se podría prescindir de un cuadro, nunca de una silla”, dijo.

“Las escuelas de diseño tienen una responsabilidad que sobrepasa sus propias posibilidades para enfrentar los retos de esta profesión , sea cuál sea su área”, añadió.

En medio de la efervescencia y las posibilidades en el camino del diseño en Costa Rica, muy semejante al de Latinoamérica en su estado emergente, hay movimientos para promover a jóvenes o pequeños emprendedores.

“Diseño es todo lo que no es natural. Desde la pluma con la que escribimos, las columnas, el asiento donde te sientas”. Felix Beltrán, iseñador cubano

“Latinoamérica no sucumbe ante la inminencia de una recesión. Todo lo contrario, se potencia”. Iván Cortés, director Revista Proyecto D

Esto se hace por medio de asociaciones; ferias, como Diseño 10, el pasado octubre, organizada por el Museo de Arte y Diseño Contemporáneo y encuentros futuros para el intercambio y actualización profesional, como el Primer Festival Internacional de Diseño, que se realizará del 10 al 12 de marzo del 2011 en el Gimnasio Nacional.

Hay diseño por todas partes, vivimos en dependencia y aspiración de mejores condiciones. El país tiene la oportunidad de dictar nuevas pautas. Si es el diseño, solo hay una manera de averiguarlo y es apoyando nuestras propias iniciativas.

Representación internacional

En la II Bienal Iberoamericana de Diseño BID. El objetivo, acuerdo con los organizadores, era destacar los aspectos sociales del diseño iberoamericano y difundir los vínculos de los diseñadores con el desarrollo de los países invitados.

Los diseñadores costarricenses que participaron fueron Paulina Ortiz, Sidhartta Mejía, ALL be design / José Pablo Alvarado, José Alberto Hernández, Ka.O.Be. design / Karla Ortiz, Gótika Design, S.A. / Gian Carlo Sandoval, FCHC diseño estudio taller / Faustino Chamorro, Rodolfo Morales, Lacabeza estudio de diseño, Artiv Design Center / Duilio Chiapella, Joaristi & Barascout / Aimee Joaristi, Joseluís Zawate, JMD / Joaquín Murillo, Gabriela Valenzuela, Laura Cristina Scott, D’Diseño / Abigaíl Garbanzo, Grupo DeBeGe, S.A. / Dunia Barley.

A esta nutrida muestra, hay que sumar a Oscar Pamio, decano de la facultad de diseño de la Universidad Véritas y uno de los pilares de este movimiento de diseñadores que hoy empieza a cosechar sus frutos y demostrar su relevancia, quien también es parte del consejo asesor de la BID.

Otro tema analizado fue la recesión económica que golpea al mundo. Parte de lo que se debatió, es que el golpe que sufre Europa no es menor que el de Latinoamérica, sin embargo, muchas de las reflexiones giraron en torno de cómo cada gentilicio enfrenta su propia crisis.

Hubo un acuerdo generalizado en Latinoamérica, que señalaba que por razones históricas, esta región, hasta en sus momentos más boyantes, ha tenido que batallar con restricciones presupuestarias.

A tono con una historia de pobreza y esfuerzo por sobrevivir entornos adversos, la actitud para dialogar sobre la crisis de la generalidad de los exponentes de Latinoamérica era mucho más esperanzadora que la de los europeos.

En la inauguración de la Bienal, Iván Cortés, director de la revista colombiana especializada en diseñoProyecto D y miembro del comité asesor de la BID, señaló que al vivir alrededor de crisis económicas, Latinoamérica no sucumbe ante la inminencia de una recesión. Todo lo contrario, se potencia.

En su primera edición, los organizadores de la Bienal, un grupo multidisciplinario de profesionales avocados a la tarea de la difusión del diseño y en representación de algunos de los países participantes, elaboraron un manifiesto que se mantiene desde la primera edición, una declaración contundente. Aquí un fragmento:

“En este comienzo del siglo XXI, inmersos en una cultura cada vez más globalizada, el caudal del diseño iberoamericano aparece como contrapunto de diversidad y como exponente de una realidad vital y mestiza, frente a la propuesta de homogeneidad y uniformidad dominante.

“En el marco de una sociedad crecientemente desigual, el diseño es una eficaz herramienta para el desarrollo y la cohesión de nuestra región, generando mayores niveles de innovación y competitividad a nuestras economías.

“En el momento actual, cuando el cambio climático es fruto de una actividad productiva y de hábitos de consumo insostenibles, la actividad responsable de los diseñadores se puede convertir en un importante factor de racionalidad”.

MULTIMEDIA más
dele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliar
INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com