Economía y Política
El Financiero

Salarios asfixian universidades

Suben peso en presupuestos y llegan casi al 60%; MEP alega que estructura de gasto es insostenible

La planilla se convierte en un lastre que amenaza con hundir a las universidades estatales y hacer insostenible su financiamiento.

El rubro de salarios en las cuatro universidades creció un 64% en términos reales del 2004 al 2008, mientras sus presupuestos aumentaron un 36%, y la producción nacional lo hizo un 22%.

Los datos se desprenden de las últimas liquidaciones de presupuesto de estas casas de enseñanza estatal disponibles en la Contraloría.

Las cifras varían de universidad en universidad, pero solo en el Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) el paso de los salarios estuvo por debajo del incremento a los salarios.

Todos los presupuestos crecieron en términos reales por encima de la producción.

Este ritmo hizo que las remuneraciones pasaran de pesar un 48,8% en los planes de gasto académicos del 2004, a un 59,1% en el 2008.

En ese corte, todas las universidades destinaban más de la mitad de sus presupuestos a planilla.

El FEES a examen

El tema de la sostenibilidad del financiamiento de las universidades se convirtió en el centro del pulso entre autoridades universitarias y el Gobierno con motivo de la negociación del Fondo Especial para la Educación Superior (FEES).

El ministro de Educación, Leonardo Garnier, alegó que la petición de las universidades es “insostenible”, porque implica duplicar el presupuesto de estos centros de enseñanza superior cada tres años, y asegura que a largo plazo, terminará por absorber casi la totalidad del presupuesto constitucional destinado a la educación, dejando solo 1,3% para preescolar, primaria y secundaria, y 6,7% para la superior.

“Quieren un 8% real por año para seguir igual. Para hacer algo más, piden más. Esto es absolutamente insostenible”, dijo Garnier.

Se intentó conversar con las autoridades universitarias, pero se designó a la rectora de la UCR, Yamileth González, como vocera única. La rectora no concedió una entrevista a EF, tan solo remitió por correo electrónico un artículo titulado “Luchamos por trabajar con y para el país”, firmado por ella.

En el documento, González presentó las tesis para defender el aumento solicitado.

48,8%

Porcentaje de presupuesto destinado a remuneraciones en universidades estatales en el 2004.

59,1%

Porcentaje de presupuesto destinado a remuneraciones en universidades estatales en el 2008.

71,8%

Peso del Fondo Especial para Educación Superior, en presupuestos de universidades estatales.

“No es cierto, como equivocadamente se ha querido dar a entender, que los presupuestos universitarios se destinan fundamentalmente a generosas anualidades y privilegios. En general, los salarios universitarios están acordes o por debajo del resto de la administración pública y varios de los aumentos han respondido a políticas nacionales, como el caso de los profesionales de salud”, indicó González.

La rectora aseguró que la propuesta del Gobierno (subir el porcentaje que el FEES representa del PIB de 1,23% a 1,3%), lo que busca es recortar drásticamente la inversión. “La realidad es que durante los años 2004 a 2009, las universidades contamos con un 13% de crecimiento real, gracias a la negociación que se hizo con el gobierno de Abel Pacheco, y los aportes que hemos dado están a la vista”, dijo.

Sostenibilidad en la mira

Se trata de una discusión que va más allá de la coyuntura de un acuerdo sobre el subsidio estatal a las universidades.

Garnier manifestó que el ritmo de crecimiento que traía el FEES permitió compensar la situación de años anteriores, pero no es posible sostenerla. “¿Por cuánto tiempo se pueden sostener presupuestos que crecen más de 10% en los últimos años? Lo que nos preocupa es que gran parte de los crecimientos se fueron a aumentos salariales que no son sostenibles”, comentó.

¿Son sostenibles los aumentos? Las liquidaciones de la Contraloría muestran que cerca de un 22% en la UNA a un 28% en la UNED, alrededor de una cuarta parte de los presupuestos se destina a incentivos salariales.

Paralelamente, aumenta la dependencia de los centros de estudios del FEES.

Pasó de representar un 66,9% de los presupuestos universitarios en el 2004, a un 71,8% en el 2008. En todas las casas de educación se evidenció el mayor porcentaje para las transferencias del Gobierno.

En ese mismo periodo, la matrícula apenas creció un 7,6%. ¿Y la admisión de nuevos estudiantes? Cayó 0,2%.

Esto no quiere decir que las universidades se limitan a extender la mano. De hecho, la mayoría mostró una mejoría en la venta de bienes y servicios, que pasaron de 11,5% de los ingresos a 20% en la UNED, de 7,4% a 9,9% en la UCR, y de 3,3% a 5,8% en la UNA. Solo el TEC retrocedió en este campo, pasando de 5 a 3,2%.

Los derechos y tasas administrativas, en los que se incluye la matrícula, alcanzan alrededor de un 3% en general.

Esto deja la búsqueda de financiamiento como la otra alternativa, que ya es del 17% en la UCR, 14% en la UNA y el TEC, y un 11% en la UNED.

Por ello la pregunta de la sostenibilidad es pertinente. Para el exrector de la UNA, Jorge Mora, el tema debe hacerse una valoración integral. “Se debe hacer un esfuerzo por una mayor divulgación de lo que hacen las universidades, no son solo formación de profesionales. Y debe recordarse que los costos son muy superiores a los de la educación primaria y secundaria”, comentó.

Empero, Garnier considera que es tiempo de poner sobre la mesa una reestructuración del gasto de las universidades, aunque admite que la autonomía de la Academia obliga a que sea un ejercicio interno, sin participación del Gobierno.

Si esa reforma no se da, el país deberá decidir entre dejar caer a las universidades o trasladarles recursos a un ritmo difícil de mantener.

Quiz a las finanzas

La producción creció un 22% en términos reales del 2004 al 2008. En ese periodo, todas las universidades estatales crecieron sobre ese monto en sus presupuestos.

UCR: Su presupuesto aumentó un 26% en términos reales, pero las remuneraciones lo hicieron un 64%. En ese periodo, el aporte del FEES representó un 66% del presupuesto.

UNA: Su presupuesto creció un 37% en términos reales, y sus remuneraciones un 62%. El FEES pasó de representar un 63% a un 70% del presupuesto.

TEC: Su presupuesto subió un 50% en términos reales, y sus remuneraciones un 47,9%. El FEES pasó de ser un 62% a un 64% del presupuesto.

UNED: Su presupuesto aumentó un 84% en términos reales, mientras las remuneraciones lo hicieron un 97%. El FEES subió del 63% a un 67,6% presupuesto.

Fuente Liquidaciones ante Contraloría.

Enviar Imprimir Comentar RSS
  •    Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Ttwitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Technorati
  • Compartir en Digg
  • Compartir en Delicious
  • Compartir en Google Buzz
  • Compartir en Myspace
MULTIMEDIA más
dele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliar

Extracto de la entrevista con Leonardo Garnier
INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com