Tecnología
El Financiero
Monitoreo. Parte de la labor informática en los bancos es el monitoreo de sus redes de servicio, como aquí en el BCR.
FrANK GUEVARA ARCHIVO PARA EF

Banca refuerza datacenters

Cuentan con centros de respaldo y para cintas, aunque mayoría en Valle Central

Los bancos locales son tan celosos del dinero que manejan como de la información de los clientes, por lo cual ampliaron sus datacenters para mantener las operaciones en caso de interrupciones circunstanciales o de un eventual desastre natural.

Al menos cuatro de las principales entidades financieras del país y el Banco Central de Costa Rica (BCCR) mantienen –junto a sus centros de cómputo principales– 16 datacenters o sitios de respaldo y de almacenamiento de cintas.

“El usuario no se debe enterar si eventualmente uno de los centros de datos dejó de operar”, dijo Luis Zumbado, director de servicios tecnológicos del BCCR.

Los sitios de respaldo en línea o espejos, propios o alquilados, reproducen las transacciones para mantener la operación si ocurrió una interrupción (continuidad de negocios). También se debe tener un sitio de respaldo en otro lugar para casos de eventos naturales (contigencia).

El Banco de Costa Rica (BCR) cuenta con un centro de almacenamiento en el Valle Central y otro fuera de ella, explicó Manuel Méndez, gerente de producción en tecnología del BCR.

Empero, la mayoría de las centros de contingencia de los entes consultados están en el Valle Central para facilitar el traslado de personal y por el mayor desarrollo de infraestructura, telecomunicaciones y servicios de datacenter en esta zona.

El Banco Nacional (BN), el Banco Popular, Scotianbank y el BCCR (para las transferencias a través del Sinpe), tienen sus instalaciones en el Área Metropolitana. “Debido a la logística de acceso en caso de desastre”, explicó Manuel Vargas Roldán, gerente de seguridad de sistemas de Scotiabank Costa Rica.

Los bancos no han ido al unísono en este campo tampoco.

16

Centros y sitios de almacenamiento y respaldo de datos de cinco entidades bancarias locales.

99,9%

Nivel de funcionamiento que debe tener un centro de datos de máxima categoría mundial.

Mientras el Banco Nacional (BN) tiene un centro alterno de respaldo desde 1997, el Banco Popular inauguró el suyo apenas hace dos años. También han realizado cambios: el BCCR tenía su sitio espejo en la Plaza de la Cultura desde el 2001 y en el 2007 lo trasladó al NAP de Centroamérica, perteneciente a Codisa.

Alto nivel

Las entidades indican que sus centros de datos cumplen con las altas exigencias de tecnología, condiciones e instalaciones.

El BN y el BCR resaltaron que sus centros de respaldo y de almacenamiento tienen tecnología de punta, así como la infraestructura para ofrecer los mismos servicios que el centro principal y para asegurar la vida útil de las cintas magnéticas y de otros medios de almacenamiento.

Las inversiones –superiores a $1 millón– cubren servidores, software y dispositivos y sistemas de comunicación y son mayoritariamente (el 76%) en locales propios, pese a que el costo de los sitios alquilados sería menos de una décima parte del gasto cuando se tiene un sitio propio, según las fuentes consultadas.

En el caso de alquilar, empresas como Codisa, ADN Solutions y Radiográfica Costarricense S.A. (Racsa) ofrecen servicios de colocation para colocar los servidores o servicios de equipos de almacenamiento de datos, tanto para los centros de cómputo principales como de los espejos.

Ronald Jiménez, presidente del Grupo Codisa, subrayó que en casi cuatro años de operación el NAP no ha tenido una caída de servicio “ni de un segundo”.

Mario Estrada, director de mercadeo estratégico de Racsa, dijo que ofrecen servicios complementarios como cómputo en las nube y conectividad, y resaltó los ahorros que obtienen utilizando sus datacenter.

Otro aspecto crítico es la solidez de las edificaciones de los centros de información.

Manuel Ramírez, director de tecnología del Banco Popular, dijo que los dos centros de datos de esta entidad están en edificaciones alquiladas que cumplen con “el nivel más alto de construcción”, el TIER 4, que puede soportar un terremoto de nueve grados en la escala de Richter.

Además, como en el caso del BCCR, se cuenta con equipos de respaldo de energía, detectores de humo y control sofisticado de acceso de personas, entre otras 20 condiciones de seguridad.

Enviar Imprimir Comentar RSS
  •    Compartir:
  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Ttwitter
  • Compartir en Linkedin
  • Compartir en Technorati
  • Compartir en Digg
  • Compartir en Delicious
  • Compartir en Google Buzz
  • Compartir en Myspace
MULTIMEDIA más
dele click a la imagen para ampliar
INFORMACIÓN RELACIONADA

Tabla “Refugio de datos”

Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com