Opinión

La labor del Mideplan

Laura Alfaro

Hoy, en Costa Rica, están en la mesa de discusión grandes debates como la lucha contra la pobreza, la educación, la salud, el microcrédito, la creación de empleos, el apoyo a la pequeña y mediana empresa, entre otros.

El Gobierno de la República ha asumido responsablemente estrategias y acciones que integran la política económica y social como pilares fundamentales para conformar una sociedad más justa.

La política económica comprende las medidas aplicadas por los gobiernos sobre el sistema económico con el propósito de dirigirlo hacia objetivos determinados. Las autoridades deben especificar estos objetivos en términos de metas –como se hace actualmente en el Plan Nacional de Desarrollo–, una vez identificados los problemas necesitados de acción gubernamental.

El análisis detallado de los países que han alcanzado altos niveles de desarrollo muestra que el crecimiento integral depende, en gran medida, de avanzar en una visión país, con estrategias y objetivos claros, pero es indiscutible el rol central del manejo adecuado de los instrumentos de política económica, como herramienta estratégica para la formulación e instrumentalización de políticas públicas ante distintos escenarios.

Más allá de la aplicación de medidas fiscales y monetarias, en algunas ocasiones desarticuladas, la política económica debe estar enmarcada en una estrategia bien definida, donde el Gobierno, de la mano con el sector privado, facilite el aumento de las capacidades productivas que generen oportunidades para todos los ciudadanos.

El papel apropiado del Gobierno es ser catalizador y estimular a las empresas a elevar sus aspiraciones y pasar a niveles más altos de desempeño competitivo.

La relación Estado y economía siempre ha sido tema de debate. Al presente, se reconoce la importancia de garantizar el papel estatal como impulsor del desarrollo, del cual la dimensión económica y productiva es fundamental para generar recursos que potencien el bienestar de los pueblos.

Rol y responsabilidad

Consecuentemente, el Ministerio de Planificación Nacional y Política Económica (Mideplan) trabaja para reforzar su papel en materia de política económica. La responsabilidad que se adjudica al Ministerio es la de potenciar el desarrollo nacional, lo cual requiere no solo recursos materiales, sino también compromiso, visión y transparencia.

Actualmente, el Ministerio intenta implementar un enfoque global de la dimensión económica y, como ente rector en este tema, mejorar la calidad de vida de los costarricenses mediante políticas coherentes que conduzcan al crecimiento, la estabilidad macroeconómica y el fortalecimiento de la competitividad.

Para este ministerio, es un reto posicionar en su agenda la ejecución de todos los lineamientos que permitan un mejor desarrollo del país, generado a partir de la aplicación de una política económica efectiva.

En esa vía, se ha empezado a desarrollar una serie de acciones estratégicas, entre las que destacan investigaciones del entorno nacional e internacional, seminarios estratégicos sobre temas económicos, de planificación y desarrollo, así como alianzas con universidades e instituciones no gubernamentales.

Rescatar y fortalecer esta línea de acción establecida en la ley del Ministerio es un reto y un compromiso. Cumplir a cabalidad con lo que Mideplan debe hacer y aportar en la gestión gubernamental es un imperativo para eliminar la ruptura entre el discurso y la práctica pero, sobre todo, para contribuir con el desarrollo del país mediante el impulso de acciones públicas concretas.

El gran reto es proveer protección social para todos, permitiendo planear el futuro e ir más allá de las apremiantes necesidades del mañana inmediato.

INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com