Tecnología
El Financiero
Kamsiú Sing EF

Crean primera nube privada en el país

Racsa y Codisa darán nuevo servicio

El Grupo Codisa y Radiográfica Costarricense (Racsa) firmaron un acuerdo de asociación empresarial para crear la primera nube privada en el país.

Es decir, un espacio reservado dentro de la nube mundial donde entidades públicas y privadas podrán guardar información con un mayor grado de seguridad y acceder a sistemas informáticos especializados.

La alianza saca aprovecho de las fortalezas de las dos empresas en el mercado. Racsa aporta sus centros de datos gigantes y las plataformas de facturación, recaudación y servicio al cliente.

Codisa, por su parte, compartirá la capacidad de su infraestructura e incorporará a la nube el modelo de software como servicio para el manejo de las áreas admnistrativas, presupuestarias y de gestión del negocio.

Esta alianza es parte de la estrategia para diversificar el portafolio de soluciones en la nube, comentó Mario Estrada, asesor de mercadeo de la gerencia de Racsa.

“Estamos preparando acuerdos de este tipo con otras empresas. Proyectamos otro lanzamiento con la firma Intellect Solutions, que ayudará a las entidades a medir el riesgo crediticio de los clientes. Y hoy ya tenemos en la nube el servicio de administración vehicular de flotillas”, detalló Estrada.

El cloud computing es un nuevo modelo que permite trabajar a través de Internet, es decir, compartir y almacenar información sin poseer centros de datos propios o guardar archivos en la computadora personal.

Existen varios tipos de nubes, las cuales brindan diversos niveles de seguridad.

Uno de los mayores exponentes de esta tendencia ha sido la gigante tecnológica Google, que ha puesto de moda esta tendencia al brindar infraestructura y servicios como correo electrónico y procesamiento de textos.

Pague lo que use

Los servicios en la nube privada serán facturados por Racsa e implicarán una inversión mensual que dependerá del consumo de espacio y servicios que cada cliente.

Ronald Jiménez, presidente del Grupo Codisa, explicó que la nueva versión del sistema para la planeación de recursos empresariales (conocida con ERP) fue adaptado a las normas de contabilidad para el sector público costarricense (Nicsp).

75%

del poder de cómputo que las organizaciones adquieren se desaprovecha.

1.368

millones de dólares ahorrará el estado de Michigan, al migrar el 60% de los sistemas a la nube.

“Son 18 módulos –en áreas como presupuesto, contabilidad y proveeduría– que cumplen con las normas contables exigidas al sector público por la Contraloría General de la Republica”, explicó Jiménez.

Jiménez agregó que la oferta de servicio incluirá una especie de “bóveda digital”, software que garantiza la integridad de documentos, audio y video.

El sistema impide que el material sea alterado y lo preserva por un tiempo determinado; además, permite hacer un índice para un manejo.

Otra ventaja es que muestra los detalles, por ejemplo, de a qué hora fueron visto los documentos y por quién. “Esto es útil para organizaciones que están obligadas a guardar facturas, lo cual implica destinar grandes espacios físicos”, comentó.

Por último, los clientes también podrán colgar en la nube privada las aplicaciones que hallan adquirido con anterioridad para simplificar el manejo de tecnología.

Tendencia

El cloud computing llama la atención de las empresas porque reduce los gastos y espacios físicos destinados a almacenar información. De este modo, las compañías utilizan centros de datos de proveedores ubicados alrededor del mundo según la necesidad.

Gobiernos como el estadounidense están desarrollando planes para adoptar esta tecnología. El gobierno local de la ciudad de Los Ángeles espera ahorrar $5,5 millones en los próximos cinco años, como resultado de pasar a la nube los correos y herramientas de productividad.

Estrada señaló que la mayor preocupación de las empresas frente a esta tendencia es el temor a problemas de acceso a aplicaciones críticas y el control de la información.

Empero, Estrada dijo que la solución de nube privada viene a dar mayor control a las empresas sobre estos bienes.

Otras empresas de desarrollo desoftware que operan en el país también están reaccionado ante esta tendencia. Por ejemplo, Softland prepara el lanzamiento de una nube privada virtual que albergará la nueva versión de su sistema Exactus, que incluye módulos para el manejo financiero, contable, comercial, industrial y de recursos humanos.

Gonzalo Sandstad, gerente de ventas de Softland, explicó que el paso a la nube no es masivo, pero que la posibilidad de reducir la inversión en infraestructura en un 50% está elevando la demanda del servicio.

“Es una necesidad en crecimiento y por esta razón debemos estar allí”, concluyó Sandstad.

Mundo en la nube

Nube pública: La infraestructura está disponible para el público en general y es manejada por una organización que vende servicios en la nube.

Nube comunitaria: La infraestructura es compartida por varias organizaciones que tienen intereses en común.

Nube híbrida: Mezcla infraestructura privada, pública o comunitaria. Los usuarios son entidades únicas unidas por tecnología estandarizada o de propietaria.

Nube privada: La infraestructura es usada por una sola organización y puede ser operada por terceros. También existen nubes privadas comerciales donde los clientes adquieren espacios dedicados y separados de la nube pública.

Fuente CIO Council.

Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com