Finanzas

Álvaro García Bolaños

Realizarán pruebas de estrés al sistema financiero

Conassif asegura que bancos están sólidos ante posible caída económica

Desde las oficinas de la casa Newort Pharmaceuticals International en Costa Rica, su presidente, Álvaro García, y máximo jerarca del Consejo Nacional de Supervisión del Sistema Financiero (Conassif), explicó su visión sobre el estado del sistema financiero costarricense en un escenario internacional de alta volatilidad.

Sus ojos observan bancos y entidades bien capitalizadas, con niveles de liquidez suficientes y asegura que, de momento, por ninguna esquina hay señales de alerta.

No obstante, anunció que planean realizar pruebas de estrés al sistema financiera para estar seguros de esa solidez.

Detrás de las fronteras nacionales, sin embargo, las bolsas mundiales no han dejado de experimentar caídas en los últimos 15 días. El Dow Jones volvió la semana pasada a cerrar por debajo de los 11.000 puntos y hay nerviosismo en el mundo por una nueva recesión.

Hay que aclarar que García no quiso ser fotografiado, pues afirma que no es un político y que difícilmente habla con los medios. Esta es parte de la conversación que sí accedió a tener con EF:

¿Ha hecho el Conassif estudios que se acerquen a una prueba de estrés del sistema?

Hay un grupo interinstitucional viendo ese tema, es algo que se hace sistemáticamente. Es claro que el sistema de supervisión debe tener esa capacidad.

¿Cuál es ese grupo?

Trabajan funcionarios de la Sugef, la Sugeval y del Banco Central.

“Estas pruebas son algo nuevo, incluso a nivel global, y hay que tener muy claros los parámetros que se incluyen dentro de las pruebas, pues se deben basar en modelos econométricos muy robustos.

“Luego también cada institución a lo interno debe tener sus propias pruebas de estrés.

“En muchos países, este tipo de examen se usa para saber cuáles instituciones necesitan inyecciones de capital. En Costa Rica, sabemos que todas las entidades están adecuadamente capitalizadas, y que su suficiencia patrimonial es aceptable.

“No se prevé que haya problemas de liquidez o de suficiencia patrimonial, aunque siempre hay que estar preparados, por ello las nuevas decisiones en el tema de acceso a liquidez”..

¿Ya se definieron los parámetros para una prueba de estrés ?

No. También hay una limitación porque cualquier modelo será insuficiente por muchas variables que se incluyan.

¿Cómo se administraría?

Yo pensaría que se debe discutir el dónde ubicar el corazón de estos problemas macroprudenciales, el dónde estaría la administración de los riesgos sistémicos.

“En muchos países esto estaba en entidades como el Conassif, pero son los bancos centrales, por naturaleza, uno de los grandes interesados en la estabilidad del sistema financiero.

“En Costa Rica, creo que las superintendencias, cada una por sí sola es sólida, cada una implementa los principios de Basilea. Claro que, después de una crisis, todos quieren regular mucho, pero luego se devuelve el péndulo.

“Con lo anterior digo que la supervisión tiene un costo y hay que valorar el costo-beneficio de lo que se tiene que regular”.

¿Será el Banco Central?

Es que una entidad muy interesada. En el caso concreto del país, hay que valorar costos de infraestructura porque los modelos no se corren solos, ocupan gente.

“El Banco Central tiene departamentos de estudios económicos, de control de riesgos, necesarios, digamos, para correr pruebas de estrés. Duplicar todo eso en el Conassif no es lo más sensato”.

¿Hay riesgos sistémicos exacerbados en el país?

No, no. Las compañías financieras que son too big to fail (muy grandes para caer) en Costa Rica son el Banco Nacional, el Banco de Costa Rica y el Instituto Nacional de Seguros (INS). Solo los bancos estatales representan más del 50% de los activos financieros de este país, y se ha venido mejorando mucho la supervisión por riesgos.

“Todas las semanas, nos reunimos, y uno siente que el conocimiento del mercado financiero es que es sólido, que está sólido.

“Lo que uno puede decir como regulador es que los mercados tienen riesgos y que estos no se pueden eliminar, hay que descubrirlos y estos ahora podrían venir dependiendo de qué tanto se deprima la economía internacional. Lo cierto es que ahora el Gobierno tiene menos grado de libertad para ejecutar acciones contracíclicas, como las que se dieron en el 2008-2009”.

¿Dice que esta vez no habría capacidad para capitalizar a los bancos del Estado como se hizo en el 2009?

En casos de emergencia, siempre se podrían tomar medidas extremas, pero ciertamente hay un déficit fiscal recurrente de casi 5% del PIB que se debe corregir.

“En todo caso, veo que la situación ahora es menos crítica que en el 2008 y si se lograra activar un programa razonable de obras de infraestructura eso ayudaría a la estabilidad”.

En la crisis anterior, el sistema financiero se sostuvo, pero sí fue golpeado ¿está hoy ofreciendo ese apoyo a la infraestructura?

Se deben usar modalidades distintas de financiamiento, como la concesión de obra pública y el crédito externo. El sistema local puede apoyar esos procesos.

“Lo importante es hacer coincidir los intereses políticos para lograr tomar decisiones”.

¿Cuáles son las áreas vulnerables del sistema financiero nacional?

Si se diera una recaída de la crisis, se afectará el turismo, eso impactaría a la baja ingresos de toda la industria hotelera y, por ende el pago de sus créditos. De la misma forma se afectarían los exportadores.

“Si el desempleo se dispara, la gente no podrá pagar sus deudas, pero eso está fuera de la responsabilidad del supervisor”.

¿Dónde están los esfuerzos principales del Conassif en el contexto actual?

Vamos tratando de identificar qué pasa, no es algo sencillo. De momento no hemos encontrado nada que levante señales de alarma que nos puedan preocupar.

“Seguimos avanzando en la tarea de implementar una supervisión macroprudencial (que vea el bosque, no los árboles) para identificar los riesgos sistémicos”.

“No se puede pensar en supervisión microprudencial, hay que pensar en la macroprudencial preocuparse de las entidades too big to fail , fijarse en la liquidez y en cómo enfrentar las debilidades de las grandes empresas”.

En ese caso BN, BCR e INS tienen solicitudes especiales de información que estén revisando?

Se supervisa a todas, hay gente viendo bancos del Estado de forma especial.

Liquidez disponible

MIL: El Banco Central evalúa en el corto plazo hacer cambios en el Mercado Integrado de Liquidez (MIL), ofreciendo créditos a plazos más extendidos, con el objetivo de ofrecer al sistema financiero mayor acceso a fuentes de liquidez en caso de ser necesario.

MIL en dólares: También se anunciaría nuevas opciones de liquidez en dólares en el MIL, algo que sería una novedad, pues, a la fecha, el Central no presta liquidez en dólares.

Nuevas líneas de crédito: Se aplicarían nuevas opciones crediticias que aceptarían garantías distintas a las del MIL con las que las entidades podrían obtener financiamiento a plazos de tres y seis meses.

Redescuento: Opción adicional que a la fecha ha sido muy poco utilizada.

Fuente Banco Central.

INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com