ENTREVISTA
El Financiero
El proceso de innovación es un “juego serio”, afirma Morales, por eso una de las salas del Centro es con juguetes, algunos a prueba de paciencia y otros solo para entretener.
Jorge Arce EF

Luego de la crisis, innovar o morir

El papel de la innovación toma más importancia en periodos cuando las empresas procuran renovarse

Comienzo la entrevista sentada en un puff luego de haber hecho un recorrido por una sala de juguetes, una sala zen, otra con sillas de colores y formas variadas, incluyendo una hamaca y una pared con relojes que no dan la hora de Costa Rica.

Además de mi sillón, hay otros diez más y varias bolas azules, grandes, utilizadas en otros espacios para practicar pilates; en este caso, destinadas a jugar y relajar el cuerpo y la mente. A mi lado está el fotógrado en otro puff y en frente Mario Morales, entretenido con una bola escuchando atentamente mis consultas. “Cuando uno se permite soltar el cuerpo, la mente se libera también”, comenta.

Morales es el gerente y socio fundador de Innovare, empresa dedicada a la asesoría en temas de innovación.

“Es común que una empresa que desea realizar algún planeamiento se encierre en un hotel a desarrollar ideas. Los hoteles no inspiran creatividad”, comentó Morales, quien, junto con su socio Marco Mora, diseñaron el lugar al que pertenece el cuarto donde estamos sentados: el Centro de Innovación.

Este espacio, ubicado en Escazú, ofrece diferentes salones destinados a incentivar el cambio en la forma de pensamiento.

“Las mejores ideas nunca salen en la oficina, llegan en la ducha, en la cama, al hacer ejercicio”, agregó.

En medio de una fuente de agua “que ayuda a que fluyan las ideas”, una cama y paredes pintadas con colores seleccionados a propósito, el Centro atiende a empresarios que buscan la receta para diferenciarse en el mercado.

Con diez años laborando en el ámbito de la innovación, Morales afirmó que luego de la crisis económica del año pasado, la conciencia en los empresarios sobre la relación de esta área con el éxito de su negocio está en aumento.

¿Qué cambió luego de la crisis?

Las empresas concluyeron que sin innovación están fritas. En los actuales tiempos de cambio, el que no innova, sale del mercado. Sin embargo, hay que focalizar, hay que decidir primero en qué área de la empresa se va a innovar.

“Muchas veces se piensa solo en nuevos productos y también se puede innovar en el modelo de negocios, en la comercialización, en el mercadeo”.

Pero luego de la crisis hay que seleccionar muy bien las inversiones, ¿es caro innovar?

Para innovar, hay que invertir, pero no tiene que ser caro. De hecho, la innovación es la implementación rentable de una idea. Si usted no tiene los recursos, tiene la opción de aliarse, por ejemplo.

Las empresas buscan la fórmula mágica que los haga ser creativos y sin fracaso, ¿existe esa fórmula?

Hay que perderle el miedo al fracaso. Grandes empresas como Google o Apple las distingue su cultura de innovación y ellas se han permitido fallar, fracase rápido para que tenga éxito pronto.

“Ellas no tienen una fórmula, sino que sienten pasión por lo que hacen y se encuentran en una experimentación constante.

“Además, son centradas en el cliente, se preocupan por conocer lo que necesita y su hambre por encontrar oportunidades de negocio es insaciable.

“Muy importante también es que se cuestionan elstatu quo , se atreven a pensar que las cosas pueden ser diferentes a como han sido siempre, de ahí nacen los nuevos productos y la creación de necesidades a sus clientes”.

¿De dónde tomar las ideas? A veces la estrategia de pedirle a todos los empleados sus propuestas no es la mejor.

Si usted solo pide ideas, de lo que sea, la mayoría van a ser basura, ocurrencias. Pero eso sucede porque la campaña de ideas no tiene un foco. Hay que ser específicos; por ejemplo, hay que pedir ideas para mejorar el proceso de producción en estas áreas puntuales.

“También hay que saber a quién preguntarle. Para tener buenas ideas hay que tener conocimiento. Por ejemplo, yo me considero una persona muy creativa, pero si Franklin Chang me pide ideas para su motor de plasma, no se me va a ocurrir nada útil”.

¿Siempre deben ser ideas rentables?

Ser innovador no es hacer las cosas diferente, es hacerlas diferente para que sea mejor y se genere rentabilidad.

“Otro punto importante para seleccionar ideas es preguntarse si están alineadas con los objetivos de la empresa.

“Si una de las ideas es pintar la casetilla del guarda de rosado, fácilmente nos damos cuenta de que, aunque es una idea diferente, no es parte de los objetivos de la empresa, no la va a ayudar a ser mejor ni la va hacer más rentable.

“Una pregunta que también colabora en el proceso de selección es si le da valor a la marca y si es una idea que revolucionará las expectativas del cliente. Debe ser algo sin lo cual el cliente ya no pueda vivir”.

¿Todos en la empresa están en la capacidad de dar una idea para su área?

Sí, todos tienen la capacidad de innovar, aunque también hay innovadores naturales. Hay estudios que dicen que el 33% viene en la sangre y el 66% restante se aprende.

“La tendencia actual es que la innovación es algo de todas las áreas de la empresa y no algo exclusivo de un grupo.

“Ahora, hay algunos proyectos que deben delegarse a un grupo específico”.

¿Y cómo se evitan los resentimientos en un proceso de búsqueda de ideas?

Me parece que si desde el principio se dan los criterios claros, la gente sabrá por qué no se seleccionó su idea.

“En algunas empresas premian la participación. Conocí una vez un empleado que fue premiado por aportar más ideas innovadoras para su área, aunque ni una sola se había puesto en práctica nunca”.

¿Cómo se mata a la innovación?

La innovación es como Dios, cuando estoy bien no me acuerdo de ella, pero cuando tengo problemas sí la busco. A veces llegan aquí esperando que hagamos una autopsia de estrategias fracasadas.

“La principal excusa para no innovar es la falta de tiempo y la visión de corto plazo. Además, matamos las ideas cuando no las escuchamos y cuando castigamos el fracaso”.

Un espacio para desarrollar nuevas y mejores ideas

Innovare: Creada en 1998. Es una firma de consultoría en innovación, estrategia y creatividad, que se enfoca en ayudar a las empresas a crecer y ser más competitivas. Ofrece apoyo en diseño y desarrollo de nuevos productos, innovación en nuevas estrategias, así como en modelos de negocio y servicios; también asesora en la sistematización de procesos y culturas de innovación.

Centro de Innovación: Es un espacio de capacitación en creatividad, innovación, diseño y empresarialismo. El lugar está diseñado para romper paradigmas y pensar “fuera de la caja”, destinado a ser escuela de innovadores, laboratorio de ideas y tanque de pensamiento.

Fuente Entrevista EF.

MULTIMEDIA más
dele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliar
INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
mediakit
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com
Publicidad