Negocios
El Financiero
Purdy Motor es una de las agencias que le está apostando al mercado de camiones. Su marca Hino reportó un aumento del 46% en ventas, está introduciendo el nuevo Daihatsu Gran Max e invirtió $50.000 en un taller móvil este año.
JORGE ARCE EF

Venta de camiones se recarga

Purdy Motor y Veinsa reportan aumentos, Agencia Datsun relanza línea y Grupo Q predice estabilidad

Si últimamente ha visto más camiones en las calles no se trata de una casualidad, pues algunos de los principales importadores de estos vehículos están reportando aumento en las ventas.

Ese es el caso de la marca de camiones y vagonetas Hino –distribuida por Purdy Motor–, que registró para el cierre del año pasado un crecimiento del 46% en la colocación de unidades con respecto a 2009, y un 22,82% de participación de mercado.

Aunque los 285 camiones vendidos en el 2010 están lejos de la cifra récord de 450 vehículos alcanzada en el 2008, esos números podrían hablar de una posible reactivación de este segmento de vehículos en el país.

De hecho, datos de la empresa de revisión vehicular Riteve S y C confirman el aumento de la circulación de los camiones de carga. En el 2010, la cantidad se incrementó en 11.367 unidades, para llegar a un total de 166.682 vehículos.

Por su parte, Ariel Aizenman, gerente corporativo de Veinsa –comercializadora de las marcas Mitsubishi Fuso y JMC–, dijo que la expectativa es crecer un 27% anual en este segmento durante los próximos 24 meses.

Como parte de la estrategia, la empresa ya cuenta con los modelos 2012, en precios que van desde $16.500 (JMC) y $28.500 (Mitsubishi Fuso).

Asimismo, Agencia Datsun anunció su reingreso a ese segmento, del cual se retiró hace algunos años, a partir del tercer cuatrimestre del 2011.

Según William Arguedas, gerente de Ventas de la empresa, el modelo que utilizarán para hacerlo es el Nissan Cabstar NT-400, que tiene una capacidad de 2,8 toneladas y se venderá en un precio cercano a los $26.000.

Arguedas reconoció que, en el pasado, Datsun se vio obligada a salir del segmento debido a pérdida de competitividad en cuanto a costos. Sin embargo, hoy la expectativa es acaparar entre el 10% y 15% del mercado.

Jorge Ramírez, director general de Purdy Motor Costa Rica, señala que todo este movimiento es señal de la mejora que presenta el sector automotor desde hace varios meses.

De acuerdo con informes de la Dirección General de Aduanas del Ministerio de Hacienda, publicados hace unas semanas en La Nación , la importación del mercado en general creció en 42% durante los primeros cinco meses del 2011.

Sin embargo, otros distribuidores como Grupo Q –que vende camiones Isuzu y Hyundai– prefieren hacer predicciones más conservadoras.

El gerente comercial del grupo, Esteban Fernández, señaló que durante el 2008 y el 2009 el mercado de camiones tuvo un crecimiento récord y llegó a tomar 9,2% del mercado automotor. Empero, en el 2010 el segmento bajó al 5,8% y para el 2011 la expectativa es del 5%.

“Esos números los manejamos antes del terremoto de Japón, el cual ha causado atrasos importantes en las producciones de los fabricantes y podría impactar negativamente en las cifras de mercado para este año”, explicó.

“El precio de estos camiones y sus bajos costos de operación los han convertido en una opción muy atractiva para las empresas”. Ariel Aizenman, gerente corporativo, Veinsa

“En los próximos dos años, no esperamos un cambio drástico, ya que dependerá de la confianza de las empresas”. Esteban Fernández, gerente comercial, Grupo Q

“Con los modelos que importamos, la expectativa es participar en el mercado entre el 10% y 15% para el 2012”. William Arguedas, gerente de Ventas, Agencia Datsun

Por eso, a pesar de que Isuzu abarca un 19% en ese nicho y Hyundai un 8,37%, el gerente advierte que no se espera un cambio drástico en el segmento por los próximos dos años, pues eso dependerá de la confianza de las empresas en el crecimiento económico.

Precisamente, el temor entre empresarios y el aumento en los precios de la gasolina también han afectado drásticamente la venta de vehículos de carga en la categoría de usados.

Los más pedidos

El mayor dinamismo en la venta de estos vehículos se da, según las agencias, en los de carga liviana.

Esteban Fernández apuntó que el 80% de las ventas de camiones nuevos corresponde a aquellos cuyo peso bruto es menor a los 8.500 kg.

Mientras tanto, en Purdy Motor los modelos más vendidos son unidades con capacidades de carga de 2.300 kg y 5.900 kg, y el nuevo modelo que comercializan (Daihatsu Gran Max) soporta solo 1.000 kg.

En Veinsa el informe es similar. Los modelos más vendidos son los que tienen capacidad de carga menor a tres toneladas.

Los representantes de las agencias coinciden en que una de las razones de esa tendencia es que se trata de unidades más pequeñas y con mayor eficiencia de combustible, debido a que ejecutan rutas en las que la cantidad de paradas puede oscilar entre 50 y 70 por día.

Para seguir la buena racha...

Así las cosas, con el objetivo de mantener las ventas y el crecimiento, las agencias parecen estar enfocándose con énfasis en el servicio posventa.

Jorge Ramírez, de Purdy Motor, dijo que la compañía invirtió $50.000 en el llamado Taller Móvil, el cual realiza mantenimiento preventivo en la empresa u hogar del cliente.

Paralelamente, Grupo Q abrió en junio del año pasado ServiQ Talleres Flotas, un taller especializado en vehículos de carga que también atiende vía exprés .

Agencia Datsun inauguró recientemente otro taller de servicio en Curridabat y tiene una alianza comercial con la cadena Súper Servicio, que cuenta con 10 sucursales en todo el país y, además, brinda servicios autorizados para los vehículos comercializados por Veinsa.

Por otro lado, aunque la situación de las grandes agencias se encuentra estable, los pequeños distribuidores son quienes parecen llevar la peor parte.

Ese es el caso de la agencia Autos 4x4, localizada en Grecia y que comercializa camiones usados con capacidades de carga de entre los 2,5 y 12 toneladas.

Osael Barrantes, gerente de ventas de la pequeña empresa, informó de una caída en sus ventas del 25% en los últimos cuatro años.

El gerente, cuyos principales clientes son transportistas unitarios, indicó que la desconfianza de las empresas por la crisis económica y el aumento en el precio de las llantas y el combustible mantienen rezagados sus ingresos.

INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com