Economía y Política
El Financiero
Falta. El Gobierno requiere ingresos para inversiones como los comedores estudiantiles. Propone subir la carga tributaria un 2,5% sobre el PIB.
archivo gn PARA EF

El menú alternativo al plan fiscal

La oposición exige compromiso gubernamental contra el gasto superfluo y la evasión tributaria

El Gobierno alega que no tiene un plan B en caso de que se descarrile la propuesta oficial de reforma fiscal. La oposición tiene cuatro, con elementos en común.

Bajar y simplificar el impuesto a la renta, redireccionar ingresos públicos ociosos y poner el ojo sobre los presupuestos aparecen en ese menú de contrapropuestas de organizaciones y partidos de oposición.

Todos coinciden en la necesidad de un compromiso por hacer un gasto responsable, para contener el aumento que se presentó en este rubro y que llevó el déficit fiscal a un 5,3% del Producto Interno Bruto (PIB).

El Partido Acción Ciudadana (PAC) prefiere evitar nuevas leyes y en su lugar exige al Poder Ejecutivo desde reformas al sistema aduanero y lucha contra la evasión, hasta revisión de las exoneraciones fiscales.

Es punto de discordia: el ministro de Hacienda, Fernando Herrero, ha sostenido que no las tocará. No se trata de céntimos: EF calculó que la morosidad fiscal, mala recaudación y evasión tributaria representa una fuga de ¢1,1 billones.

Como contraste, frente a un PAC que exige más al Ejecutivo, el Movimiento Libertario (ML) ofrece 16 proyectos de ley que abordan todo tipo de materias.

Se nutren de todas partes: dos de ellos fueron creados por la Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE) y uno por el Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

Tanto el PAC como el ML consideran que incrementar los ingresos del Estado pasa por la reactivación económica.

Su petición lleva sentido. El Gobierno quiere subir la recaudación fiscal 2,5% sobre el PIB en dos años, algo que nunca ha sucedido con reformas legislativas.

El mejor resultado en dos años consecutivos fue un 1,5% de incremento en la carga tributaria en el 2006 y 2007. Lejos del 2,5% que pretende el Gobierno.

Tal incremento excepcional coincidió, más que con al éxito de una reforma de ley, con el crecimiento del PIB del país en una economía sana que en el 2006 registró un 8,8% sobre el PIB de crecimiento y en el 2007, 7,9%.

El ML propone, entre sus opciones para dinamizar la economía, proyectos para fomentar la simplificación de trámites y aumentar.

Opciones peculiares

ANFE, la única agrupación no política que tiene sus propuestas, también clama por el crecimiento económico. Sin embargo, en su propuesta sobresale la idea de simplificar y bajar el impuesto sobre la renta, el cual cataloga como “irracional y oneroso”.

Por ejemplo, mientras hoy el impuesto a la renta de una persona jurídica puede ascender hasta 30%, ANFE propone que el tope sea 15%.

Por su parte, el PUSC tampoco promueve el aumento a los impuestos y reacciona frente al oficialismo con una calculadora.

Según el diputado socialcristiano Luis Fishman, los excedentes de las instituciones públicas superan lo que el Gobierno pretende incrementar la carga tributaria con la reforma que propone.

Tales recursos ociosos permitirían redireccionar a un desfinanciado Gobierno Central alrededor de ¢1,7 billones, mientras que la reforma incrementaría los ingresos tributarios en ¢471.000 millones.

Las cartas están sobre la mesa. Y aunque todavía no inicia la discusión de fondo en el Congreso, desde ya presagian una dura negociación, dados los pocos puntos de convergencia con el plan oficial.

PUSC: Usar los sobrantes

Superávit . La respuesta del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) al plan fiscal se focaliza en un frente: la transferencia al Gobierno Central de los superávits que reportan algunas instituciones públicas, junto con dineros públicos sin asignaciones presupuestarias y otros recursos. El diputado socialcristiano Luis Fishman propone el proyecto de ley, y su calculadora indica que tales recursos ociosos permitirían redireccionar al Gobierno alrededor de ¢1,7 billones. Por ejemplo, el proyecto de ley con el expediente 17.959 establece que el Instituto Nacional de Seguros pueda transferir sus excedentes.

Sin impuestos. Por el momento, la respuesta del PUSC es la única que no gira en torno a cambios en el sistema fiscal del país ni subir impuestos. La bancada aporta datos que indican que, por ejemplo, para el 2010 la empresas públicas nacionales registraron un superávit de ¢117.000 millones que podrían pasarse al desfinanciado Gobierno Central sin afectar el bolsillo de los ciudadanos.

¿Funcionará? El asesor parlamentario de Fishman, Luis Paulino Mora, confirma que los números superan el monto de lo que pretende Hacienda, pero está consciente de que la redirección de los recursos depende exclusivamente de que la junta directiva de cada institución acepte voluntariamente la transferencia de los fondos, lo cual requiere consenso político, pero la opción existe. “El proyecto es bastante simple y responde a un contraste. Autoriza a las instituciones a que destinen los dineros que a ellos les sobran a un Gobierno Central desfinanciado”, dijo el abogado.

PAC: Los ojos sobre el Ejecutivo

Dividir el problema. El Partido Acción Ciudadana (PAC) no dispara proyectos de ley en materia fiscal para responder al Gobierno. Por el momento, quiere poner orden el gasto, la discusión legislativa y dar prioridad al impuesto de renta sobre el de valor agregado “por ser el más progresivo”, dice el diputado Gustavo Arias, miembro de la Comisión de Asuntos Hacendarios.

Por partes. El PAC propone que, para llevar una discusión ordenada y darle mayor viabilidad, toda la propuesta oficialista se divida en cinco grupos: el cierre de portillos legales para burlar el fisco, la reforma al sistema aduanero, a las normas procesales ligadas al cobro de impuestos, al impuesto de renta, y al de valor agregado.

Las 10 llaves, sin leyes. Junto a esa acción, según el PAC, no se requieren acciones legislativas para mejorar la administración tributaria. Se trata de un asunto del Poder Ejecutivo que abarca la mejora de la calidad del gasto, eliminar “presupuesto clientilistas”, la reactivación económica, el ataque a la evasión, fiscalización y regulación de exoneraciones. También pretende presentación de un presupuesto extraordinario que elimine ¢32.847 millones de gastos superfluos y realizar “una verdadera consulta ” del proyecto de ley con diversos sectores. El PAC se opone a que se impongan impuestos a la educación privada.

Al Congreso. Sin embargo, pese a la premisa de que la mayor responsabilidad recae sobre el Gobierno, Arias afirma que el PAC ya ha presentado proyectos de ley que exigen la evaluación permanente de la función pública (expediente 17.117).

Movimiento Libertario: ¡16 proyectos de ley!

Bombardeo. El Movimiento Libertario responde al Gobierno con 16 proyectos de ley que se enfocan en cuatro ejes: responsabilidad fiscal, reactivación, reducción del gasto y la generación de ingresos frescos. Su oferta de cambios en la legislación es tan variada que recurre hasta la simplificación y baja del impuesto a la renta de la Asociación Nacional de Fomento Económico (ANFE) junto a la propuesta del PUSC de redireccionar fondos ociosos de las instituciones públicas al Gobierno Central.

Trámites. Así como el PAC se distingue por tocar explítictamete el tema de las exoneraciones y la evasión fiscal, los libertarios entran a la simplificación de trámites en el contexto de las medidas necesarias para reactivar la economía. El ML ha insitido en la necesidad de dotar de sanciones la normativa existente contra el exceso de trámites. El partido también pretende reactivar la economía con proyectos para el sector construcción. Su propuesta promueve mejoras en el sistema financiero para aumentar el flujo de préstamos destinados a la inversión en vivienda, de modo que ayuden a subsanar el déficit habitacional.

Menos gasto y evasión. En cuanto al control del gasto, los libertarios proponen dotar a la normativa para reestructurar la deuda pública (la cual presiona el incremento del déficit fiscal) con sanciones de hasta 30 salarios al funcionario que irrespete al ordenamiento jurídico. Si la falta es de alta gravedad, el funcionario puede ser despedido.

También propone eliminar la posibilidad de que un evasor evite una sanción si paga el monto defraudado al fisco.

ANFE: Simplificar y bajar impuestos

“Irracional”. La Asociación Nacional de Fometo Económico (ANFE) es la única organización que en media discusión de la reforma fiscal sobresale con la idea de bajar el impuesto a la renta y simplificar su cobro por ser “irracional y oneroso”, dice el proyecto de ley bajo el expediente 17.889. En su caso, no se trata de una reacción a la propuesta del Gobierno, pues, según el presidente de ANFE, Luis Loría, sus proyectos de ley se presentaron en la oficina de iniciativa popular incluso antes de que el Gobierno planteara su tesis para solucionar los problemas fiscales. Hoy los diputados libertarios presentan sus proyectos entre sus iniciativas de reacción frente al oficialismo.

A la baja. Mientras hoy el impuesto a la renta de una persona jurídica puede ascender hasta 30%, ANFE propone que se baje a 15%, y que las empresas con ingresos brutos menores a $75.000 no paguen. Por su parte, las personas físicas lucrativas pagan hoy tarifas de hasta 25%, pero ANFE propone un pago de 15% sobre el excedente de $7.500. Por menos de ese monto quedan exentas del pago.

Control. ANFE también propone en otro proyecto de ley que se cree una ley de responsabilidad fiscal, la cual hoy es apoyada por el Movimiento Libertario. Entre muchos aspectos, esa normativa establece responsabilidad administrativa contra el funcionario que haga al Estado incurrir en compromisos sin recursos que lo sustenten. También, su propuesta crea una autoridad presupuestaria que controlaría y asesoraría al Gobierno en la gestión de sus recursos para que se base en estudios técnicos.

INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com