Tecnología

Biotecnología para cultivar piel

TEC desarrolló un método para cultivar epidermis y tratar lesiones; complementará al Banco de Piel

Un nuevo biomaterial para el tratamiento de personas con afecciones en la piel permitiría una mejor recuperación del paciente y en menor tiempo.

Se trata de una biotecnología desarrollada por el Laboratorio de Ingeniería de Tejidos (Laintec) del Instituto Tecnológico de Costa Rica (TEC) y que cultiva las células más externas de la piel (queratinocitos) en un laboratorio. Posteriormente, estas se implantan al mismo paciente del cual se extrajeron, para facilitar la cicatrización de la zona afectada.

Este mecanismo puede utilizarse para tratar personas quemadas, con úlceras, con cáncer de piel o con otras enfermedades epidérmicas genéticas.

La ventaja de este transplante es que produce una verdadera y permanente reepitelización (crecimiento de la piel), a diferencia de los parches de piel de cadáver o de cerdo, que son de carácter temporal y que no aseguran el proceso de regeneración epitelial, explicó Miguel Rojas, coordinador del Centro de Investigación en Biotecnología (CIB) del TEC, al que pertenece el Laintec.

Así, el fin último no es crear cicatrices, sino regenerar la piel del paciente a partir de sus propias células vivas.

Esto logra mejores resultados estéticos, pero además aumenta la esperanza de vida y, por requerir menos tiempo, reduce el dolor y el tiempo de hospitalización.

Además, el método desarrollado tiene la ventaja de que utiliza la radiación ionizante para motivar el crecimiento de las células. Esta irradiación gamma hace que los tejidos queden esterilizados por mucho más tiempo.

Complementario

Costa Rica inauguró desde hace dos años el Banco Nacional de Piel del Hospital Nacional de Niños, donde se almacenan tejidos de personas fallecidas y donantes, los cuales se procesan, esterilizan y preservan para ser transplantados en pacientes con quemaduras severas.

Para el tratamiento de estas personas, en el país se utiliza la piel de cadáver o coberturas comerciales, según lo indique el médico.

En opinión de Marlen Herrera, jefa del laboratorio de tejidos y terapia celular del Hospital Nacional de Niños (HNN), el cultivo de epidermis se puede usar como complemento del uso de piel cadavérica: se estabilizaría al paciente con piel cadavérica mientras se realiza el cultivo, que puede tardar unos 22 días.

20.300

centímetros cuadrados de piel cadavérica se obtuvieron en el 2011, de 21 donadores cadavéricos.

14

pacientes (4 adultos y 10 niños) recibieron 28 injertos de piel el año pasado.

$2.000

es la inversión en salud que hace la CCSS, cuando un paciente recibe cuatro injertos de piel.

3,2%

de los pacientes internados en el 2011 requirió un injerto de piel para salvar su vida.

Sin embargo, considera que hacerlo de esta forma tiene limitaciones en cuanto a adherencia y éxito de expansión. “El cultivo de piel está en fase de experimentación y estandarización de la técnica. Además, hay un vacío en la legislación actual”, aseveró.

Rojas opina diferente. “Ya hemos pasado por todas las fases de verificación y validación. Los procedimientos están listos para ser utilizados”.

Considera, por tanto, que el laboratorio podría ser un centro complementario del banco y del sistema de salud en general.

“La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) tiene suficientes recursos como para que eventualmente puedan desarrollar un protocolo propio, pero ahora no lo pueden hacer por su situación económica actual. Por eso, creemos que lo mejor sería aprovechar las fortalezas de cada uno por aparte, trabajar en conjunto y que el Laintec suministre tejidos”, detalló.

Las puertas están abiertas, pues actualmente se está negociando un nuevo convenio marco entre la Caja y el TEC. En este figuran tres componentes: formación de recurso humano, cooperación técnica e investigación y desarrollo tecnológico. Una de las subpartidas podría ser este tema.

No obstante, Rojas sabe que la negociación con la CCSS puede tardar años, por lo que ya han buscado otros clientes interesados en adquirir su técnica. “A pesar de que el proyecto nació para darle el servicio a los asegurados, nada nos impide darlo también a clientes de centros de salud privados”.

Aunque rehusó detallar cuál es el centro de salud privado con el que están negociando, adelantó que “el convenio y contrato están bastante avanzados” y que podrían quedar en firme el otro mes.

Fuera de las fronteras

El CIB participa en un proyecto regional que pretende consolidar, robustecer y estandarizar los bancos de tejidos existentes en América Latina, así como establecer reservorios de este tipo en los países que no los tienen.

“Tenemos una guía con elementos esenciales que servirían a cualquier banco , y que también es adaptable a las particularidades de cada país”, dijo Rojas.

La guía describe cómo implementar la base administrativa y logística de un banco de tejidos, así como los procedimientos para la ablación (extracción de la de piel cadavérica), irradiación y preparación para su almacenamiento.

Así, esta técnica podría desarrollarse dejando la piel no solo en el país, sino en la región.

MULTIMEDIA más
dele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliar
INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com