Opinión

¿Qué celebramos el 1° de mayo?

Wálter Cartín

Pocos costarricenses saben que el 1° de mayo es feriado en nuestro país desde 1857, pero no por motivo del Día Internacional del Trabajador.

En Costa Rica, el feriado fue establecido por el decreto número 35 del 29 de octubre de 1857. Se transcribe aquí parte del decreto cuyo ejecútese firmaron el presidente, Juan Rafael Mora Porras, y su ministro del Interior encargado del Despacho de Hacienda y Guerra, Joaquín Bernardo Calvo:

Artículo 8: “En recuerdo del triunfo completo de las armas de Centroamérica y de la rendición y expulsión de las fuerzas filibusteras, el día 1 de mayo será feriado, y se celebrará en toda la República con la solemnidad posible, saludándose el Pabellón (Nacional) en la aurora de dicho día con veintiún cañonazos”.

Este hecho se dio 29 años antes de los eventos de Chicago que dieron origen al Día Internacional de los Trabajadores. El Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889, designó el 1 de mayo como festejo del movimiento laboral en homenaje a los mártires de Chicago, sindicalistas asesinados por su lucha a favor de la jornada de ocho horas que se originó en la huelga del 1 de mayo de 1886, culminada a los cuatro días en la Revuelta de Haymarket.

El movimiento tuvo alientos socialistas y anarquistas, de corte esencialmente anticapitalista. En Chicago, en el 1° de mayo, la memoria de estos hechos suele pasar totalmente inadvertida.

Caída de Walker

El 1° de mayo de 1857 se produjo la rendición de William Walker.

Constituye esta victoria la afirmación de nuestra voluntad de consolidar las libertades políticas ganadas en 1821, al separarnos de España. Esa fecha es de mayor significación que la del 15 de setiembre. Sin embargo, desde 1913, en un afán internacionalista de corte socialista y sindicalista, en Costa Rica se ha venido celebrando el Día del Trabajo.

La victoria de Costa Rica sobre el filibusterismo de Estados Unidos se festeja si acaso en dos ocasiones. En la década siguiente, los regímenes hacen política de Estado el echar tierra sobre todo aquello que pueda recordar al presidente Mora Porras.

A partir de 1915, las celebraciones se centran en el heroico soldado Juan Santamaría, el 11 de abril.

La circunstancia de que en Costa Rica nos hayamos olvidado del principal significado del 1 de mayo nos obliga a solicitar al Gobierno de turno cumplir a cabalidad con este decreto para rescatar del olvido una fecha tan importante en nuestra Historia.

El 1 de mayo debe ser recordado y festejado en Costa Rica como “día de gloria para la raza latina que ha sabido defender su religión y su Patria y escarmentar debidamente a la horda salvaje que intentara sumirnos en la más oprobiosa esclavitud”, según el mensaje del presidente Juan Rafael Mora Porras al Congreso de 1857.

INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com