Finanzas
El Financiero

Pensiones golpeadas por las tasas

Valoración a precios de mercado de títulos cobra primeros rendimientos negativos en marzo pasado

En marzo pasado la mayoría de las Operadoras de Pensiones Complementarias (OPC) sintió el golpe de los cambios de valoración de sus inversiones e, incluso, otras reportaron rendimientos negativos para sus afiliados.

Desde febrero aumentaron los reportes de minusvalías en los recursos que forman parte del Régimen Obligatorio de Pensiones (ROP).

Al hacer un promedio de esta cuenta entre las siete OPC, se puede ejemplificar lo sucedido. En marzo, el reporte de la Superintendencia General de Pensiones (Supen) sumaba ¢2.384 millones en minusvalías, mientras que para abril del 2011 más bien hubo una plusvalía de ¢2.124 millones.

En cuestión de un mes, entre febrero y marzo, las pérdidas contables aumentaron en un 256% en el ROP.

Este efecto es contable, es decir, en términos prácticos el dinero de los afiliados permanece sin variaciones en tanto se quede el fondo de pensiones.

Sucede porque reglamentariamente las operadoras deben mantener sus portafolios a precios de mercado. Por lo tanto, si una OPC compró un bono a 100 y, en este momento, tiene un precio de 90 en el mercado de valores, entonces la entidad debe corregir el precio a este último.

El efecto ya alcanzó los rendimientos obtenidos por los afiliados. En las ganancias anuales reales se aprecia una disminución en los últimos 12 meses, mientras que en el rendimiento mensual de marzo se reportaron cifras negativas.

Fueron tres las operadoras que resultaron con un golpe a su ganancia de corto plazo: BN Vital, Popular Pensiones y BCR Pensión, con cifras apenas por abajo de cero.

Las OPC explican estos efectos debido a la variación que han tenido en los precios de los bonos de Gobierno durante los primeros meses de este año. El Ministerio de Hacienda salió al mercado con una baja en los precios de los instrumentos para aumentar su rendimiento.

A esta medida también reaccionó el Banco Central de Costa Rica corrigiendo al alza las tasas de interés. También lo han hecho el resto de instituciones financieras, tal y como queda demostrado en el comportamiento de la Tasa Básica Pasiva (TBP).

No obstante, las minusvalías representan, por el momento, una minoría entre el total de los activos de las OPC, donde la más importante, que fue de BCR Pensiones, representa el 1,9% del total del fondo obligatorio de pensiones.

Las medidas

Entre las OPC, lo que resta es poner atención y que los gestores de los portafolios traten de aprovechar cualquier oportunidad que se presente.

Hermes Alvarado, gerente general de BN Vital, explicó que están tratando de que la mezcla de activos tenga poca sensibilidad ante las variaciones de las tasas de interés. Agregó que los títulos que componen esta cartera ya fueron afectados por lo cambios, por lo que de ahora en adelante no esperan mayores movimientos, aunque el mercado sí los tenga.

Una labor similar realizó la Operadora de Pensiones de la Caja Costarricense de Seguro Social, pues están en la búsqueda de instrumentos que ofrezcan mejores opciones, dijo su gerente general, Héctor Maggi.

El ejecutivo recordó que la afectación a los rendimientos ocurre desde hace tres meses, pero los fondos de pensión y sus afiliados deben tener la visión de largo plazo por lo que con el tiempo recuperarían la rentabilidad que han perdido.

EF obtuvo respuesta de cinco de las siete operadoras existentes en el mercado y estas afirmaron que aplicarán la cautela para evitar que la minusvalía siga en aumento.

Sin embargo, la mayoría evitó puntualizar sobre la labores que realizará o el tipo de instrumentos con los que pretenden blindarse ante el riesgo de un mayor golpe a las valoraciones de mercado.

Popular Valores fue más específica en sus planes. Su gerente general, Marvin Rodríguez, explicó que están desarrollando una estrategia para hacer inversiones en el exterior, pues es la única manera en que se podrían contrarrestar los efectos que se presenten en el mercado local.

La operadora Vida Plena señaló dos caminos a seguir ante la situación actual. Por un lado, está la reducción en las duraciones de los portafolios, generando más liquidez, explicó su gerente general, Alejandro Solórzano.

La otra vía es opuesta, es decir, tomar posiciones de mayor plazo bajo el supuesto de que los títulos ya ajustaron sus precios y que, a la postre, darán mejores rendimientos.

Aunque usualmente las OPC han reportado rendimientos positivos para sus afiliados, ahora reconocen que las minusvalías podrían afectar los estados de cuenta si continúa la tendencia de la depreciación, un efecto que sería temporal una vez que se estabilicen los intereses.

MULTIMEDIA más
dele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliardele click a la imagen para ampliar
INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com