Economía y Política
El Financiero
La Corporación Monteverde logró una reducción de un 38,4% en la generación de recortes de queso, disminuyendo así residuos y gastos, como parte de su estrategia para tener una producción más sostenible.
Archivo GN Para EF

Río+20 validará economía verde

Conferencia mundial del ambiente instará a tener definitivamente un desarrollo más inclusivo

Un nuevo acuerdo voluntario que impulse a los países a definir sus políticas en torno a una economía más inclusiva es lo que se espera de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible Río+20 , que se llevará a cabo del 20 al 22 de junio en Brasil.

Este concepto sugiere que los esfuerzos de los gobiernos, empresas y sociedad civil por mejorar el ambiente no deben ser un fin en sí mismo, sino la vía para que el ser humano goce de un mejor entorno que permita su desarrollo.

Es una validación antes que una revolución, o un nuevo acuerdo. Aunque será en Río cuando se oficialice el concepto, varios países, incluyendo Costa Rica, lo han venido implementando en sus estrategias desde finales de los años 90.

Este encuentro se realizará 20 años después de que el mundo firmó la Declaración de Río sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo , que sirvió de marco para crear legislación ambiental en el mundo.

Posiciones encontradas

Se espera que el encuentro mundial genere un nuevo acuerdo no vinculante de compromisos renovados que cada país deberá adaptar a su realidad.

Alfio Piva, vicepresidente de la República y rector del Gobierno en materia ambiental, enfatizó en que la economía verde es la ruta que el país debe seguir.

René Castro, ministro de Ambiente y Energía, agregó que habrá que esperar los estándares que se deriven del acuerdo, que siempre impactan a cada país.

“Por ejemplo, los refrigeradores, pinturas y muchos productos han tenido que ajustarse a los acuerdos para proteger la capa de ozono. Estamos obligados a evolucionar”, externó Castro.

No obstante, el esquema de economía verde resulta de cuidado para algunos sectores.

La organización Coecoceiba Amigos de la Tierra emitió un comunicado en el que califica este esquema como una tendencia mercantilista y mercantilizadora de la naturaleza, según el cual, lo que no se valora en términos económicos, no puede protegerse.

Por su parte, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) apoya una economía verde siempre y cuando se centre en la naturaleza y adopte medidas para garantizar la equidad.

Esquema aplicado

Para el sector empresarial, las acciones que puedan derivarse de Río+20 serán complemento de las estrategias que ya implementan en sus operaciones.

Luisa Díaz, asesora en competitividad y medio ambiente de la Cámara de Industrias, explicó que han trabajado hace años en la promoción del desarrollo verde mediante capacitación.

Por ejemplo, como sector han logrado que sus operaciones utilicen 60% menos de agua que hace cinco años.

Además, desde el 2010 han logrado reducir en un 30% los residuos que van a relleno sanitario.

Del 2005 al 2010 (que fue la última medición) han mantenido su tasa de emisiones de gases de efecto invernadero.

En cuanto a la energía, en el 2005 para generar un millón de dólares de producto interno bruto industrial se requerían 8,22 tera julios de energía. En el 2010, para producir el mismo millón, se requirieron 7,48 terajulios.

Todas estas acciones permiten a la empresa ahorrar costos, además de disminuir los impactos sobre el ambiente, generando beneficios ambientales y sociales significativamente mayores que una industria que no aplica esta política.

La Corporación Monteverde es un ejemplo de cómo aplicar la economía verde en la empresa.

Desde el 2010 aplican acciones para tener una operación más sostenible. Por ejemplo, con solo educar a los empleados y realizar ajustes menores de mantenimiento, disminuyeron en un 6,8% el consumo de electricidad y de 6,7% en el de agua.

“La sostenibilidad de una empresa depende de lograr un sano equilibrio en su grado de interacción con los principales elementos que la conforman: los proveedores, los colaboradores, el ambiente, la comunidad, el mercado de su producto y los dueños de la empresa”, opinó José Luis Vargas, gerente general de Corporación Monteverde.

Uno de los puntos críticos para esta compañía a nivel ambiental era la cantidad de recortes de queso producidos, pues evidenciaba un desaprovechamiento del producto y generaba un residuo.

Mediante mejoras realizadas en algunos pasos del proceso de corte y cambios en los moldes se logró reducir la generación de residuos en un 38,4%.

El esquema de economía verde centra al humano como el fin y no al ambiente. Como parte de esta lógica, la estrategia de Monteverde incluyó también capacitación para colaboradores de la Planta de Quesos y se modificaron los horarios para mejorar el espacio en las estaciones de trabajo.

Similares acciones implementó Cooperativa Nacional de Productores de Sal (Coonaprosal). Además de modificaciones para generar ahorros y disminuir residuos, se contrató a una profesional para mejorar las condiciones de salud y seguridad de los empleados.

Ejemplos de que la economía en verde está en marcha. Río+20 será el intento de hacerla más visible y formal.

Economía verde

Este esquema debe mejorar el bienestar del ser humano y la equidad social, a la vez que reduce significativamente los riesgos ambientales y las escaseces ecológicas.

Tiene bajas emisiones de carbono, utiliza los recursos de forma eficiente y es socialmente incluyente.

Promueve el crecimiento, la generación de ingresos y la creación de puestos de trabajo.

Puede generar el mismo nivel de crecimiento y empleo que una economía marrón, teniendo un mejor desempeño que esta a mediano y largo plazo y generando unos beneficios ambientales y sociales significativamente mayores.

Es necesaria una reasignación de las inversiones públicas y privadas.

Ingrese aquí y descargue el documento completo del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma).

Fuente Pnuma.

La ruta legal

Desde los años 70, el mundo comprendió la necesidad de contar con líneas internacionales sobre ambiente que inspiraran las leyes de cada país.

1972

Declaración de la ONU sobre el Ambiente Humano (Estocolmo): derecho de gozar de un ambiente, cuya calidad le permita a las personas vivir con dignidad y bienestar.

1982

Carta Mundial de la Naturaleza: Hace hincapié en la preservación del patrimonio genético e insiste en la necesidad de no desperdiciar los recursos naturales.

1991

Carta de Derechos Ambientales (Ginebra): Recalca la responsabilidad de proteger el ambiente para el beneficio de la presente y futura generación.

1992

Convención Marco dela ONU sobre el Cambio Climático: Panel cuyo fin es la discusión sobre cómo reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

1992

Cumbre de Río de Janeiro: todos los seres humanos tienen derecho a una vida saludable, en armonía con la naturaleza. Establece cooperación internacional.

1997

Protocolo de Kioto sobre el cambio climático: Su objetivo es reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero, dentro del periodo del 2008 al 2012.

Fuente Pnuma.

INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com