Economía y Política
El Financiero

Nuevo aeropuerto en el Sur despierta recelos de empresarios y ambientalistas

Grupos opuestos empiezan a articular esfuerzos al tiempo que el plan calienta motores

Evitar que Osa se convierta en un nuevo Guanacaste es la consigna de empresarios y ambientalistas que afilan sus argumentos y coordinan esfuerzos para oponerse al plan del Gobierno de construir un nuevo aeropuerto en la Zona Sur.

El golpe ambiental que la edificación y su operación puedan generar sobre el adyacente humedal Térraba- Sierpe es una de las preocupaciones. Pero la principal es el efecto que el aeropuerto podría tener sobre el desarrollo de la industria turística, compuesta mayoritariamente por pequeñas empresas .

Actualmente las empresas de la zona sacan provecho de los atractivos naturales, arqueológicos e históricos culturales para atraer visitantes.

Disyuntiva

El futuro, según lo prevé el Instituto Costarricense de Turismo (ICT) girará en torno al desarrollo del ecoturismo.

“La visión de futuro se relaciona con el desarrollo de productos asociados a ecoturismo, observación de vida marina, turismo rural, arqueología y pesca deportiva entre otros que utilicen la riqueza de los atractivos de la región”, aseguró Allan Flores, ministro de Turismo.

Es el mismo norte que tienen los empresarios sureños y organizaciones ambientalistas. La diferencia está en el camino óptimo.

“Aquí todavía tenemos la oportunidad de desarrollar la zona de una manera distinta, protegiendo el ambiente y dando una buena calidad de vida a las personas. Un aeropuerto internacional solo lo convierte en un lugar como cualquier otro”, argumentó Merlyn Oviedo, del Danta Corcovado Lodge.

Los turistas que visitan el Pacífico Sur representan entre el 5% y el 8% del total de extranjeros que ingresan anualmente al país.

Entre 70.000 y 120.000 pernoctan en alguna de las 359 empresas de hospedaje con que cuentan Buenos Aires, Golfito, Osa y Coto Brus, según estimaciones del ICT.

En promedio, estos hoteles cuentan con 11 habitaciones, signo inequívoco de que la industria turística se ha desarrollado de la mano de pequeñas empresas.

¿Progreso?

El aterrizaje de más turistas en un nuevo aeropuerto podría cambiar el panorama.

“Un aeropuerto internacional, por más verde que sea, por su naturaleza no podría sobrevivir del turismo que atrae la zona en este momento. Sería necesario un turismo masivo, cadenas hoteleras y la entrada de franquicias internacionales para hacerlos económicamente viable. Osa ya no sería Osa, sería otra Guanacaste,” acusó Alejandra Monge, de la Fundación Corcovado.

Guanacaste es señalado como el ejemplo de todo aquello que no desean quienes se oponen a la construcción de una nueva terminal en el Sur.

Para ajustarse a estas inquietudes la Dirección General de Aviación Civil bajó la escala del proyecto original de un mega aeropuerto internacional a una instalación dedicada a atender charters y aviación corporativa.

“Esta pista es 1.500 metros más corta que la del Aeropuerto Daniel Oduber. La Terminal es cuatro o cinco veces más pequeña. La idea no es repetir el modelo de Guanacaste en el Sur, jamás”, aseguró Luis Carlos Araya, director general de Aviación Civil.

Las modificaciones no han logrado aplacar la oposición. Algunas organizaciones no desean un nuevo aeropuerto en el sur. En su lugar abogan por una mayor inversiones en la infraestructura de actual como la red vial y los aeródromos ya en operación.

Vemos más viable mejorar la infraestructura del aeropuerto de Quepos que le permita recibir aeronaves con un mayor tamaño”, dijo Juan Carlos Ramos, presidente de la Cámara Nacional de Turismo.

Vecino incómodo

En el campo ambiental la cercanía del humedal Sierpe-Térraba con el terreno seleccionado para edificar las nuevas instalaciones crea desosiego entre los conservacionistas.

Este humedal, el cual debe ser protegido por el Gobierno de Costa Rica de acuerdo con la Convención Relativa a los Humedales de Importancia o Convenio de Ramsar , es el refugio de gran cantidad de especies de aves y otros animales salvajes.

“Este es el humedal más grande de la costa pacífica”, especificó Mauricio Álvarez, de Oilwatch Costa Rica.

Por el momento los opositores al proyecto del aeropuerto han limitado sus actividades al monitoreo de los avances del plan, a crear grupos en Facebook y a programar talleres de consulta con la población para determinar el grado de aceptación del nuevo aeropuerto.

El Gobierno ha logrado reclutar el apoyo de varios de los alcaldes de la región y busca calmar los ánimos mientras el proyecto todavía está en fase de estudios preliminares.

En estudio

El proyecto es una de las prioridades en la agenda de Aviación Civil, y ha tomado más velocidad con la inauguración de las nuevas instalaciones en el Aeropuerto Daniel Oduber en Liberia.

Actualmente el Gobierno con ayuda de la Organización Internacional de Aviación Civil (OACI) están el proceso de recepción de ofertas para la realización de los estudios de impacto ambiental y social.

La licitación es un proceso internacional y los términos del cartel pueden accederse en el sitio www.icao.int/procurement/ , después de pasar el proceso de registro.

El plazo para la recepción de ofertas se cierra el 27 de este mes y según la información disponible en el sitio el contrato inicia el 15 de octubre y tendrá una vigencia de seis meses.

Lea además

Aeropuerto del sur busca aterrizar

Abrirán licitación para evaluar impacto ambiental de Aeropuerto del Sur.

Contacto para obtener información del cartel de licitación de los Estudios de Impacto Ambiental y Social:

Louise Le Blanc (ICAO - UC)

Phone +1 514-954-8219

Email lleblanc@icao.int

INFORMACIÓN RELACIONADA
Publicidad
Publicidad
mediakit
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
©2009 El Financiero. El contenido de El Financiero no puede ser reproducido, transmitido ni distribuido total o parcialmente sin la autorización previa y por escrito del medio. Escríbanos a editor@elfinancierocr.com